El gobierno de Angela Merkel ha acallado los rumores que apuntaban a que estaría ejerciendo presión sobre Portugal y otros países de la Eurozona para que recurran al rescate de la Unión Europea.
El ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schauble declaró que "no ejercemos presión sobre nadie, pero defendemos el euro", argumentó hoy .

Por su parte, el viceportavoz del Ejecutivo federal, Christoph Steegmans, aseguró que Alemania no ha presionado a nadie -"da igual qué país"- para que solicite la ayuda financiera comunitaria de emergencia, "ni en el pasado ni en el presente" y subrayó que "tampoco lo hará en el futuro".