La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó hoy la necesidad de acelerar las negociaciones entre el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y Grecia en cuanto a la puesta en marcha del paquete de ayuda financiera al país heleno, puesto que está en juego la estabilidad del conjunto de la zona euro.
 En una rueda de prensa conjunta con el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, la canciller alemana afirmó que "es bastante claro que las negociaciones entre el FMI y la Comisión Europea deben acelerarse" y reiteró su opinión de que las autoridades griegas deben poner en marcha un plan de austeridad creíble.

Por su parte, el director gerente del FMI se sumó a la petición de una actuación rápida y fuerte al afirmar que "cuanto más rápido mejor, puesto que cada día perdido supone un empeoramiento de la situación".

No obstante, Strauss-Kahn declinó pronunciarse sobre la cantidad concreta que podría alcanzar el paquete de ayudas destinado al rescate de Grecia y que, según parlamentarios alemanes, podría oscilar entre 100.000 y 120.000 millones de euros en tres años.

En este sentido, el líder parlamentario de los verdes alemanes, Juergen Trittin, apuntó que el director del FMI había indicado en una reunión previa que las necesidades de Grecia oscilaban entre 100.000 y 120.000 millones de euros y que las ayudas "tendrán una vigencia de tres años". "Grecia permanecerá 'de facto' tres años alejada de los mercados financieros", añadió Trittin.