Desde que el viernes se publicasen las primeras informaciones referentes a esta demanda, los títulos de AISA se han desplomado pese a que la inmobiliaria se apresuró a señalar su intención de hacer frente a la deuda con sus acreedores y proveedores
. Hasta ahora, la compañía ha asegurado que dispone de activos suficientes como para hacer frente a los pagos exigibles.Según el procedimiento, la inmobiliaria tiene ahora un plazo de cinco días para oponerse a la solicitud de concurso, quedando posteriormente en manos del tribunal el estudio de si procede o no declarar a la compañía en situación concursal.