La aerolínea francesa va a pedir a sus pasajeros que limpien sus asientos y que se lleven la basura con ellos, una vez salgan del avión, como una medida para reducir costes y contener el avance de EasyJet y Ryanair en su mercado doméstico.

Air France está trabajando en el plan después de que la tripulación de cabina se negara a asumir las labores de limpieza en una operación de bajo coste.

El consejero delegado de la compañía Pierre-Henri Gourgeon quiere eliminar el personal de limpieza de tierra para tener a los aviones más tiempo volando, emulando a sus rivales de bajo coste.

Ryanair, la compañía low cost número uno, no está preocupada por los planes de Gourgeon y se refiere a la estrategia de Air France como “desesperada”, según ha declarado el presidente ejecutivo Michael O´Leary, en una entrevista, tal y como informa Bloomberg.

Air France-KLM, la mayor aerolínea de Europa, está siguiendo la pista de sus rivales en una estrategia para enfrentarse a la amenaza de las compañías de bajo coste.

British Airways
fundó en 1998 una filial de bajo coste, Go Fly, en el aeropuerto de Londres Stansed, la mayor base de Ryanair. Go fue vendida a 3i Group en 2001 y, más tarde a EasyJet, tan solo uno año después, mientras que BA redujo su red de corto recorrido que no era rentable, para centrarse en el aeropuerto londinense de Heathrow.

Deutsche Lufthansa creó GermanWings para defender su posición en las rutas regionales, e Iberia, combinó sus operaciones de bajo coste en 2009 con Vueling. Iberia se ha fusionado con British Airways, creando IAG.

“Es un poco tarde para que Air France haga estos cambios y el mercado no les va a esperar” ha afirmado Penny Butcher, analista de Morgan Stanely en Londres. “La mayor parte de su grupo de compañeros reconocieron la amenaza de las low cost y adaptaron su negocio hace años” ha añadido.