Los dirigentes de la compañía franco-holandesa Air France-KLM se declararon hoy opuestos al proyecto europeo de imponer a las aerolíneas un sistema de cuotas de emisión de dióxido de carbono (CO2), principal gas causante del efecto invernadero. El presidente de Air France-KLM, Jean-Cyril Spinetta, advirtió de que ese mecanismo "potencialmente" podría tener consecuencias "perjudiciales para los intereses europeos" y que cualquier solución habría de adoptarse en la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI). "No se puede poner en marcha un dispositivo extremadamente costoso, más punitivo que incitativo, haciendo como si no se estuviera produciendo una explosión del precio del queroseno", indicó Spinetta en declaraciones a la prensa. Aludía así a los planes del Parlamento Europeo para que se establezcan a partir de 2013 cuotas de CO2 para las compañías aéreas, tanto las europeas como las extranjeras, de forma que paguen por esos derechos de emisión.