Air France-KLM abrió el viernes con una caída del 5,7% después de que la aerolínea rebajara el jueves su proyección de resultados para su actual año fiscal. La compañía espera ahora sufrir una pérdida operativa de 200 millones de euros en su año fiscal que finaliza el 31 de marzo debido a una contracción en su tráfico de pasajeros y por la cobertura de sus necesidades de combustible a futuro. Hace tan solo un mes, la aerolínea franco-holandesa anunció que podría obtener un beneficio operativo en su año fiscal, aunque advirtió de que eso dependería del comportamiento del mercado.