El grupo franco-holandés Air France-KLM anunció hoy que su oferta de compra de Alitalia concierne al cien por cien de la compañía, incluidas las obligaciones convertibles de la aerolínea italiana. Además, Air France-KLM se compromete a inyectar "al menos" 750 millones de euros en Alitalia mediante una ampliación de capital abierta a sus accionistas. Hasta ahora, la venta de Alitalia se refería al 49,9% de la compañía que quedaba en poder del Estado italiano, y además de Air France-KLM, se había interesado por ella la italiana Air One.
Con el dinero que inyectará en la aerolínea, Air France-KLM proyecta "un vasto programa de relanzamiento" de la misma, en el que tanto los servicios de vuelo como los de tierra serán puestos al nivel de los mejores "con el fin de restaurar la imagen de Alitalia y su estatus de compañía internacional", según el grupo. Una de las prioridades de Air France-KLM será renovar la flota de Alitalia, comenzando por la sustitución completa de su flota de MD-80 de aviones de corta y media distancia, así como de los Boeing 767 de largo recorrido. Una vez que se haya restablecido la compañía, el grupo planea "otras inversiones" para "garantizar el crecimiento de la flota" y permitir a Alitalia "extender su red a parte de una situación saneada", según señala. Air France-KLM precisó que su plan de reestructuración "no entrañará más reducciones de efectivos que las previstas ya en el plan actual de Alitalia". La prensa italiana indica hoy que el grupo franco-holandés podría proceder a la supresión de 1.700 empleos en Alitalia. El grupo franco-holandés reiteró su compromiso de integrar a Alitalia en el "primer grupo aéreo mundial" y contribuir a la recuperación de sus cuotas de mercado naturales. Gracias a la conjunción de las tres marcas, el grupo espera proponer a su clientela "una red internacional sin igual".