Fantasmas rodearon el viernes la intención de la canadiense Magna de quedarse con una participación en la unidad alemana de GM, Opel, cuando Fiat anunció que aún está detrás de ese negocio y Alemania invitó a los interesados a mejorar sus ofertas. La automotriz italiana Fiat  dijo que todavía está interesada en Opel y en la marca británica Vauxhall, a pesar de perder con su oferta inicial la semana pasada frente al fabricante de partes Magna.  El presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, sostuvo que el acuerdo aún no está sellado. "El interés aún está allí, no depende de nosotros", dijo a los periodistas en los márgenes de un evento. "Técnicamente, el acuerdo no está cerrado; ya veremos", agregó. Consultado sobre los otros planes de expansión de Fiat, Marchionne dijo que su interés en la unidad sueca de GM, Saab, era "mínimo" sin Opel. También aseguró que Fiat no está negociando con PSA Peugeot Citroen. La compañía francesa suele ser mencionada como un potencial socio en una alianza con Fiat.