La Junta General Ordinaria de Accionista de Banco Sabadell avaló hoy la gestión y los resultados de 2009, en el que el banco obtuvo un beneficio neto de 522,5 millones de euros, y aprobó el pago a los accionistas de un dividendo complementario de 0,08 euros brutos por título, con cargo a la prima de emisión.

El próximo 23 de abril, el accionista recibirá una retribución en acciones equivalente a un pago de 0.08 euros por acción. Esta retribución es adicional a los dividendos a cuenta 0,14 euros por acción del ejercicio de 2009, que ya se hicieron efectivos durante el pasado año. Así, la retribución total del accionista es de 0,22 euros por acción.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, afirmó que han cubierto los objetivos y que han mostrado su capacidad para gestionar "eficazmente entornos desfavorables y conseguir resultados positivos de manera recurrente, incluso, de las expectativas de mercado".

Para este ejercicio, destacó que la prioridad debe pasar por fortalecer la solvencia de la entidad, la gestión de la morosidad, la liquidez y la diversificación del negocio.

Recordó, en este sentido, que el banco cerró el año con una ratio de recursos propios básicos del 7,66%, en línea con el nivel que fijan los estándares internacionales.

En cuanto a la gestión de la morosidad, la entidad se mantienen con una ratio del 3,73%, muy por debajo de la del sistema, que superaba el 5% al cierre del año.

"La crisis nos ha mostrado que la diversificación geográfica de operaciones y mercados es un factor estabilizador y, por tanto, formará parte de nuestra estrategia de crecimiento de futuro", añadió.

Y es que, indicó, el proyecto de desarrollo bancario y la experiencia de la entidad que preside debe servir para "aprovechar alguna de las oportunidades" que la crisis ofrecerá para incrementar los volúmenes de negocio y mejorar su posición de futuro.

En el mismo sentido se pronunció el consejero delegado, Jaime Guardiola, quien señaló que en 2009 ha sido fundamental para mantener una evolución positiva de los márgenes del negocio ordinario una "cuidadosa" gestión de los precios del activo y del pasivo, y el estricto control sobre los costes recurrentes.
Según Guardiola, el banco está preparado para afrontar "exitosamente" el escenario actual y abordar nuevos objetivos de crecimiento "todavía más ambiciosos".

Entre otros puntos del orden del día, la Junta también aprobó la ampliación a cinco miembros de la Comisión, y la puesta en marcha de un plan de incentivos para directivos de todo el grupo, basado en acciones.