Wall Street ha abierto fuertemente al alza liderado por el Dow Jones ya que ha tenido varios resultados empresariales de compañías muy importantes mejor de lo esperado y no son pocos los que están tocando nuevos máximos históricos en el intradía.


Dentro de los sectores del SP 500, todos menos uno están subiendo y tiene especial relevancia el de materiales subiendo 1,44% seguido del de los bancos con 1,22%. Aquí se nota mucho el apoyo de los resultados. A tener en cuenta que el de Utilities está descendiendo -0,29% y comparando su comportamiento con el de los bancos, volvemos a tener otra vez el movimiento de reflación.

Movimiento interesante en el mercado de divisas y en el de deuda porque el euro vuelve a mejorar otra vez y crea un nuevo máximo anual tanto contra el dólar como el franco suizo. Además, están subiendo las rentabilidades en el mercado secundario de deuda y hay que seguir vigilando la situación de los futuros sobre deuda de Alemania en gráficos a meses porque podemos apuntar hacia abajo pues la agencia Reuters ha comentado que dada la situación actual, podría cambiar de tercio en junio el BCE.

Bueno es saber que esto ya se está cocinando o por lo menos que el mercado ya empieza a pensar en ello seriamente, pero la verdad es que no sorprende a nadie porque si Francia deja de ser preocupante y Donald Trump pone encima de la mesa sus proyectos estrella, además pasando a un segundo plano la reducción del déficit, lo que tenemos es un impulso muy importante de las rentabilidades en aquella zona, aunque también debería ser positivo para el dólar, sería negativo para los países emergentes porque sacaría dinero de allí. De momento, ya que no tenemos encima de la mesa nada, el posible giro del BCE es lo que está primando en el mercado de divisas y en el de deuda.