Se espera una apertura con dudas en la última sesión del trimestre y dando vueltas a los efectos de la inflación entre EEUU y Europa y las consecuencias que puede tener sobre los flujos de capital en dos zonas con políticas monetarias opuestas.
 
Nos adentramos en la última sesión de Wall Street este trimestre, así que es un día especial en donde hay manejos varios que pueden hacer que el mercado tenga dificultades, a priori, para tener cierta dirección.
 
Quitando las incertidumbres propias de la esfera política que hay instauradas en la Casa Blanca, el protagonista de la sesión es la inflación y los efectos que tienen en la política monetaria tanto del BCE como de la FED.
 
Hoy hemos visto que la inflación preliminar de marzo de la zona euro no es tan fuerte como se esperaba, lo que ha apoyado que el BCE no tenga necesidad de cambiar de tercio de forma rápida y además que la deuda de la zona euro tampoco suba los tipos de interés de forma tan rápida como hemos estado viendo en los últimos tiempos.
 
La atención sobre la inflación ha cambiado de lado del océano y hoy hemos tenido los datos de ingresos y gastos personales de Estados Unidos. Hay que recordar que tenemos por un lado la confianza del consumidor de la Conference Board que ha tenido un disparo alcista bastante considerable, que hoy tendremos la confianza del consumidor creado por la Universidad de Michigan que debería corroborar la lectura anterior, pero por otro lado cada vez hay más nervios porque hay una divergencia muy fuerte entre la lectura de las encuestas de confianza y lo que realmente está haciendo el consumidor.
 
Bien es cierto que la lectura del último trimestre de 2016 del producto interior bruto mostró una aceleración bastante potente del gasto del consumidor, pero en este primer trimestre las cosas no están tan claras. La confianza está muy alta, vale, pero el dato de los gastos personales que hemos obtenido del mes de febrero pasa de un incremento del 0,2% a sólo uno del 0,1%, peor de lo esperado que era mantener ese nivel. De momento no hay realmente un camino paralelo entre la confianza y el gasto de verdad, y eso preocupa mucho.
 
Dentro de los gastos e ingresos personales, tenemos el dato del PCE subyacente, que es lo que más mira la Reserva Federal para juzgar la inflación. Pues bien, en la interanual se ha colocado en un incremento del 1,8% lo que apoya que sigamos teniendo subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal.
 
Hay que recordar que si el Banco Central Europeo mantiene bajos los tipos de interés y la Reserva Federal los está subiendo, invertir en activos de riesgo en Estados Unidos puede ser menos rentable que invertir en Europa, por lo que ya estamos viendo cierto cambio de dirección de flujo de fondos hacia el viejo continente, algo que va a nuestro favor.
 
En el aspecto técnico, tenemos que el Nasdaq compuesto está atacando los máximos anuales y además tiene el RSI a favor porque está consiguiendo darle la vuelta a la bajada, pero lo más preocupante es que estamos en máximos pero con una fuerte divergencia bajista en el RSI, por lo que la cautela no sobra.
 
nasdaq

 
En el conjunto del Dow Jones, lleva la delantera el de transportes al haber cerrado por encima de la resistencia de la envolvente bajista que creamos junto antes del vencimiento trimestral de derivados, aunque el de industriales todavía no ha conseguido superarla. Lo que tenemos encima de la mesa es una divergencia a favor de los dos, pero el Dow Jones de industriales tiene que apoyar superando la resistencia comentada.
 
dj

 
En valores concretos tenemos:
 
- BlackBerry ha presentado unos resultados que han gustado mucho por haber reducido las deudas y estaba subiendo cerca del 5% en preapertura.
 
- Du Pont va a hacer un cambio de piezas en su cartera de negocio para de esa manera poder cumplir con las exigencias de Europa para poder fusionarse con Dow Chemical.
 
- Wells Fargo puede encontrarse con otra demanda multimillonaria por la venta de activos respaldados por hipotecas dentro de la crisis financiera, así que los líos judiciales de este valor todavía no ha acabado.
 
- Apple ha tenido una victoria los juzgados que marca muy bien la amenaza de las tecnológicas sobre otros sectores. Ha conseguido que los bancos no puedan meter dentro de sus dispositivos una aplicación que pueda hacer competencia al pago por Internet de la propia Apple sin permiso. Esto es muy importante porque lo que quiere decir es que el que tenga el terminal decide qué se mete dentro. Si desarrollan una aplicación bancaria o incluso se convierten en un banco, nadie podrá hacerles frente si tienes un terminal de su marca.
 
- Verizon parece ser que Reuters ha dicho que quiere lanzar su propio servicio de televisión online. Está claro que todas las operadoras de telecomunicaciones quieren hacer frente a la amenaza de las productoras creando su propio servicio.
 
Luis Javier Diez.