Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird, analiza la situación técnica de Abengoa B, siendo este el valor más alcista del mercado en lo que llevamos de año.  
 
"En los últimos años, hemos vivido un escenario especialmente complejo para las energías renovables. Nadie se atrevió a vaticinar un escenario especialmente complejo. 

Centrándonos en un aspecto mucho más fundamental, cada compañía tiene sus particularidades financieras. Analizando este caso en concreto, hablamos de una compañía recuperable, con una clara mejora en los márgenes y mejora del BPA. 

El Ebitda esperado supera los 4.200 millones de euros con una deuda de cinco veces sobre esta cifra. Abengoa vale en bolsa algo más de dos veces su Ebitda. Cuenta con un PER de 29x beneficio. No podemos dejarnos engañar por la partida de ganancias. Es una compañía que necesita mucha inversión en capital. Lo importante de este negocio es su larga vida. 

La bajada de los tipos de interés permitirá a Abengoa una mejora de sus márgenes operativos gracias a una mejor financiación. Pertenece a un sector muy barato. 

A nivel técnico, nos encontramos con una primera duda en si comprar Abengoa o Abengoa B. La diferencia entre ambas compañías son los derechos que tiene el accionista en su voto en junta. Abengoa lo está haciendo peor que Abengoa B. En este caso, la primera duda queda resuelta. 

Abengoa B está marcando máximos con una fuerza relativa muy interesante con lo que mi idea es clara: comprar en correcciones. El mercado absorvió la semana pasada el 4,25% que Citi puso en venta de la compañía. Subió un 7% antes de la colocación. 

Cualquier ajusta hacia la zona de 4,20 podría ser buena para entrar."