El Banco de Reserva Federal de San Francisco está allanando el camino para un nuevo QE y para que el FED sitúe el tipo de interés de los Fondos Federales por debajo de cero.

La curva de tipos de interés se encuentra invertida en el plazo 2-6 años. Ahora bien, para considerar oficialmente que la curva de tipos de interés está invertida es preciso que el tipo a 10 años esté por debajo del tipo de interés a 2 años. 

La tasa de variación de los últimos seis meses del "index of leading indicators" continúa por encima de cero, y tan sólo anticipa una desaceleración de la economía de los EEUU hasta situarla en torno al 2% en el primer trimestre de 2019.

A pesar de que los indicadores adelantados no anticipan que la economía de los EEUU vaya a entrar en recesión, el Banco de Reserva Federal de San Francisco está allanando el camino para un nuevo QE y para que el FED sitúe el tipo de interés de los Fondos Federales por debajo de cero. Hemos podido saberlo gracias a la publicación de un informe titulado "How Much Could Negative Rates Have Helped the Recovery?".

Indudablemente es una buena noticia para las bolsas. Las intenciones del FED confirman la formación de un suelo importante en la zona de los 2.320 del S&P 500.

El S&P 500 ha seguido subiendo y lo más probable es que intente dirigirse a la zona 2.760-2.800, tal y como había considerado como escenario más probable en los comentarios anteriores. Es probable que el S&P 500 siga subiendo porque muchos inversores no se creen la subida y deben capitular antes de que se forme un techo.

En mi opinión, es precisamente en la zona de los 2.800 donde podría desencadenarse una oleada vendedora.

En esa zona el S&P 500 volverá a ser vulnerable a las malas noticias, especialmente a la tasa espera de crecimiento de los beneficios empresariales.

Casí la mitad de las compañías de S&P 500 habían r ganancias hasta el martes por la mañana, y alrededor del 70 por ciento de esas compañías superaron las expectativas de los analistas, según The Earnings Scout.

Hasta el martes por la mañana casi la mitad de las sociedades del S&P 500 han publicado los resultados del cuarto trimestre de 2018. Alrededor del 70% superaron las expectativas de los analistas, pero es obvio que se está produciendo una desaceleración en el ritmo de crecimiento de las ventas y de los beneficios.

Las expectativas de crecimiento de los beneficios para el primer y segundo trimestre de 2019 están disminuyendo significativamente. FactSet espera que las ganancias empresariales del primer trimestre disminuyan un 0,8 por ciento. 

Ahora bien, es preciso tener en cuenta que el volumen de programas de recompra aprobados han alcanzado un máximo histórico, con lo que hace más probable que la interpretación de que el S&P 500 no perforará los mínimos de diciembre. 

Hoy hemos visto como las acciones de Boeing subieron con decisión y es probable que, tras una pequeña corrección al corto plazo, siga subiendo. Pues bien, la compañía ha aprobado en este mes de enero un importante programa de recompra de acciones.

El DAX consiguió cerrar por encima de 11.300. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que ahora se dirija a la resistencia de la zona 11.670.

El IBEX ha cerrado con un subida ligeramente superior al 1% pero sin superar la resistencia de la zona 9.222. Vamos a considerar como escenario más probable que intente superar el 9.222 y que lo consiga.