Mucha gente en Wall Street empieza a pensar que las bolsas subirán en 2019, a pesar de que no recibirán la ayuda de Powel en el primer trimestre de 2019.

La tendencia del S&P 500 sigue siendo bajista.

El S&P 500 ha retrocedido el 0,382 del tramo a la baja desplegado desde el día 2 al 25 de diciembre. El nivel 2.520 se corresponde con una zona de resistencia gráfica. Por ese motivo, es lógico que el S&P 500 se haya parado y desplegado una pauta plana al llegar a esa zona.

Por lo tanto, vamos a considerar que, mientras el S&P 500 se mantenga por encima de 2.444, lo más probable es que intente dirigirse a la zona 2.560-2.600. Es importante observar el comportamiento del S&P 500 al llegar a esa zona, si es que finalmente lo lograse, porque es ahí precisamente donde podrían surgir las primeras ventas significativas, 

El DAX Xetra está intentando superar la resistencia de la zona 10.700. La superación de ese nivel abriría el camino hacia el 11.000. Este es el escenario más probable.

El IBEX también consiguió iniciar un rebote. Lo más probable es que continúe durante los próximos días y que intente alcanzar los 8.650.

La curva de tipos de interés del dólar en el plazo de 10 -2 años ha acentuado ligeramente su pendiente durante las dos últimas semanas. La diferencia entre ambos tipos de interés se encuentra en torno a 0,18 puntos porcentuales.

Ahora bien, la curva sigue muy aplanada. El objetivo del FED es que el tipo de interés de los fondos federales se mueva en el rango 2,25-2.5%. El tipo de interés de las notas a 2 años cerró el año en 2,504% y el tipo a 10 años en el 2,684%.

Estos hechos revelan que el mercado no se cree que el FED vaya a subir los tipos en 2019.

Los datos macro publicados por China durante la última semana del año 2018, sugieren que la economía china se ha podido desacelerar notablemente en diciembre.

En mi opinión, lo más probable es que Powell no recortará los tipos hasta que los datos confirmen una desaceleración de la economía de los EEUU, esto es hasta que la tasa de crecimiento se sitúe claramente por debajo del 2%. Por lo tanto, la decisión del FED de recortar los tipos será adoptada con retraso respecto de lo que sería adecuado.

Por lo tanto, vamos a concluir que el FED no recortará los tipos en el primer trimestre de 2019, aunque tampoco los subirá. Y las bolsas no recibirán ayuda de Powell antes de que concluya ese período.

El mercado de futuros sobre fondos federales no está descontando que se vaya a producir un recorte de estos tipos de interés en todo el 2019. Concretamente le atribuye a ese escenario una probabilidad del 13,5%. La probabilidad aumenta a medida que nos adentramos en el 2020.

Si la economía de los EEUU creciera a un ritmo inferior al 2%, la cotización de las notas y los bonos estadounidenses subiría, o las rentabilidades acentuarían sus descensos.

Si nos fijamos en el gráfico de las notas a 2 años, observamos que ha perforado el soporte de la zona 2,57%, y ahora el siguiente objetivo se encuentra en torno al 2,3%. Pues bien, la perforación del 2,3% sería un aviso claro de fuerte desaceleración económica y aumentaría la probabilidad de que Powell iniciara el proceso de recorte de tipos de interés (la curva de tipos en el plazo "1 día - 2 años" pendiente negativa).

El mercado de renta fija está descontando, por el momento, que la economía de los EEUU se vaya desacelerando lentamente a lo largo del año 2019. Y que la economía de los EEUU crecerá por debajo del 2% a finales del segundo trimestre de 2019. El mercado ha descartado una recesión. 

Pues bien, Powell sólo rebajará los tipos si la tasa de crecimiento se situará por debajo del 2% antes de finales del segundo trimestre de 2019. Y tendríamos un aviso anticipado si la rentabilidad de las notas a 2 años cayera por debajo del 2,3%.