Tras un breve respiro en la segunda mitad de 2016, los inversores value tradicionales han vuelto a sufrir en 2017. Sin embargo, Citi apunta a su estrategia alternativa dentro de este espectro, basada en la rentabilidad del flujo de caja que ha logrado comportarse positivamente. ¿En qué consiste?

Con un posicionamiento largo en IT y corto en energía, la estrategia value alternativa de Citi, centrada en el rendimiento del flujo de caja libre (FCF), ha logrado evitar el ‘mal’ comportamiento cosechado por este tipo de inversión en general.

Y es que, detallan, mientras el MSCI ACWI Growth Index acumula ganancias del 18% en 2017, el Value Index sube la mitad, un 9%. “Sobreponderar energía e infraponderar IT ha sido el principal causante del daño”, afirman.

Vea también: "Colonial no es un valor para tomar posiciones, cuidado con los calentones"

Justo lo contrario que Citi, cuya estrategia value alternativa centrada en el FCF favorece valores con elevados márgenes y bajo capex, que ahora se encuentran en los sectores IT y de salud. Geográficamente, Estados Unidos se impone con los márgenes de flujo de caja libre más altos.

La cautela en lo que respecta al elevado gasto en inversiones “tiene sentido ante el exceso de capacidad actual, la deflación y los fallos pasados a la hora de asignar capital”.

Así las cosas, esta estrategia favorece actualmente telecomunicaciones, salud, IT (aun) y materiales. Además, es “mucho menos bajista con Estados Unidos que las métricas de value tradicionales”.

Y Citi reconoce que “si la inflación repunta, el mercado estaría menos preocupado por el capex. Mientras que si el petróleo asciende, infraponderar energía sería dañino”. Por lo que pasarían a sobreponderar el sector “si los beneficios se recuperan y el capex sigue cayendo”. 

Vea también: Seguimos pendientes de soportes clave pese a la semana de estabilización