La reciente volatilidad y nerviosismo que estamos viendo en las últimas sesiones "no deja de ser una demostración clara de que los inversores no tienen nada claro", reconoce Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI. 

La subida del Ibex 35, que ha llegado a ser casi del 2% en los primeros minutos de negociación, ha comenzado relajarse. "Seguimos viendo mucha volatilidad y nerviosismo con los inversores todavía con miedo en el cuerpo con jorandas como las de ayer”, reconoce Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI. Este comportamiento que estamos viendo de apertura al alza y a partir de ahí toma de beneficios “no deja de ser una demostración clara de que los inversores no lo tienen nada claro y esperando a ver cómo se desarrolla la jornada”.

Si algo nos ha enseñado la bolsa, no sólo en este caída sino también en la de 2008 y 2009, "es que los suelos no existen", admite el experto en Radio Intereconomía. En 8.000 puntos parece que ayer los inversores empezaron a apsotar pero si la volatilidads sigue al alza “no podemos hablar de suelos pero en principio este nivel podría frenar las caídas”.

Mensaje de la FED de que mantendrá tipos por debajo del 0.25% el tiempo necesario para reactivar la economía. Desde el punto de vista de la renta variable es un mensaje “muy positivo pues los niveles de valoración con precio del dinero bajo es muy favorable. Este mensaje al que no nos tienen acostumbrados fue una reacción un poco tibia para luego evolucionar muy positivamente pero el mensaje es positivo y que aporta un suelo en las financiaciones de las compañías”.
El precio del oro tiene una correlación exacta con el miedo y la volatilidad “por lo que todo dependerá de cómo evolucionará el mercado. Si sigue aumentando el miedo de los inversores, el oro tenderá al alza. Si la volatilidad se relaja y el VIX desciende, veremos una caída en los preicos del metal precioso”.
Y con ello, la prima de riesgo. Hemos visto que en este entorno de 280 puntos básicos “el mercado ha encontrado un punto de equilibiro. Siguen siendo niveles muy elevados pero muy lejos todavía de esos 400 puntos básicos que son una zona de riesgo muy elevado, sobre todo para un país como Italia que en septiembre tiene que emitir elevados niveles de deuda”. En esta zona los inversores están tranquilos “en los que nos hemos acostumbrado a convivir y que el mercado valora positivamente”.

Podemos asistir a un rebote en los mercados porque ha habido un exceso de pesimismo, compañías industriales y de medios de comunicación, que son las que más han caído en la última semana.