Fondos monetarios. No te dan nada y por mucho que queramos darle vueltas “comisiones elevadas, rendimientos bajos no es momentos, sobre todo si reconocemos que hay oportunidad en otro tipo de opciones aunque teniendo claro que se asume mayor riesgo”.

Los fondos garantizados tienen mala fama porque tienen una estructura que cobra mucho “y rendimientos que son bajos por lo que es más la imagen de marketing de estos productos que el propio funcionamiento”.

Generalmente la posición del comprador del fondo es la peor en este tipo de productos “pues es una partida de cartas en la que los bancos conocen la jugada”. Si una vez tienes suerte das rendimientos favorables “pero siempre menores de lo que habrían sido”. Se pueden encontrar oportunidades intentando ser más variables en el riesgo de inversión "hay muchas flexibilidades y con más optimización de la cartera".

A la hora de invertir en emisiones de bonos convertibles, Kessler prefiere "comprar en el mercado secundario porque los efectos de los excesos de valoración son mejores y siempre puedes comprar a un precio mejor que el de salida”. Este experto prefiere tener un mercado y comprar acciones “que acudir a las OPV, emisiones de convertibles…prefiero comprar cuando ya cotizan”. En este tipo de operaciones “hay que tener claro que se toma un riesgo y que lo que hay detrás es necesidad de liquidez”. Por lo que hay que saber las condiciones que tiene la operación: cupón, cuándo se cobra y rentabilidades que hay detrás.

Rentabilidad por dividendo. Invertir con dividendo o en cupón es mejor que mirar a la revalorización de la acción porque no estamos en momentos en que se encuentran tendencias claras de largo plazo. Sólo los inversores que buscan un dividendo tendrán un rendimiento por la inversión que está realizando. Esto se puede hacer a través de fondos o inversión directa en acciones.