El Ibex 35 comienza la semana con ligeras subidas conservando los 9.800 puntos, aunque la búsqueda de refugio entre los inversores no se frena. Mientras, la prima de riesgo se sitúa en 180 puntos básicos.


El Ibex 35 abre la semana con discretas subidas que, al menos, le hacen mantenerse por encima de los 9.800 puntos, acto estoico, después de ver que el viernes Wall Street cerrara con la mayor caída semanal desde enero y con la tensión latente en Ucrania, después de que el referéndum en Crimea diera como resultado el deseo de anexión a Rusia de un 96,77% de los votantes.

Con este telón de fondo, los avances del selectivo los encabeza Sacyr (2,41%), que borra de un plumazo las caídas acumuladas la semana pasada. Le sigue Bankia, que rebota un 2,12% después de convertirse la semana pasada en el valor más penalizado del selectivo, con lo que vuelve a atacar los 1,50 euros.

En la parte baja sólo tres valores cotizan en negativo: Técnicas Reunidas (0,18%), Telefónica (0,14% y ya toca de nuevo los 11 euros) y Ferrovial (0,10%).

En el grupo de los blue chips, Santander suma un 0,60%, BBVA un 0,55%, Iberdrola un 0,25%, Inditex un 0,20% y Repsol un 0,06%.

Atención al sector de operadoras, pues se calientan con los movimientos corporativos, después de que la operadora británica Vodafone haya confirmado la compra de Ono por un importe total de 7.200 millones de euros, incluyendo la deuda del grupo español.

En el Mercado Continuo…

Inmobiliaria Colonial mira al resto de valores por encima del hombro subiendo un 5,34%, después de que la semana pasada Villar Mir evitara la venta de la filial francesa Société Foncière Lyonnais (SFL).
Le sigue Solaria, que sube un 4,62% después de que su directiva haya decidido retomar las negociaciones con sus trabajadores acerca del expediente de regulación de empleo (ERE).

Por el contrario, los valores más penalizados por los inversores son Adolfo Domínguez (5,03%) y Vocento (4,51%).