Cerrado el año 2012, sin duda uno de los más difíciles para la banca española, el sector no ha podido comenzar con mejor comportamiento este año. Es de los que mejor lo ha hecho en los primeros compases del ejercicio y uno de los que más flujos de capitales ha captado.  En plena etapa de publicación de resultados empresariales