En la próxima reunión del BCE en junio probablemente pase a la actuación. Cualquier medida es posible, desde las convencionales, como la bajada de tipos de interés, aunque es poco influyente que baje tipos a 0,15-0,10%. Es más factible que sitúe el tipo de los depósitos del BCE en negativo y eso podría hacer que los bancos compraran deuda pública en vez de depositar el dinero en el BCE.
También podría llevar a cabo un quantitative easing, aunque no veo al BCE comprando deuda pública directamente, sí por la puerta de atrás, comprando deuda directamente a los bancos. Aun así, el mercado de deuda privada europeo es poco líquido.
Aun así, me parece lamentable que sólo esperemos actuaciones por parte del BCE y no por los gobiernos europeos, pues deberían llevarse a cabo medidas en todos los países de forma unitaria.

Los eurobonos quedan descartados porque vamos hacia la unión económica real, mientras que aun están discutiéndose cosas como una legislación energética unitaria. Lo que no puede ser es que los ciudadanos y las empresas reduzcan su endeudamiento y los países lo aumenten. Si las empresas y los ciudadanos no pueden devaluar la divisa, lo hacen bajando precios y sueldos, lo que lleva aparejado un riesgo de deflación con un euro fuerte que pone, además, en peligro las exportaciones.

Si el BCE pusiera sobre la mesa estas medidas, los activos más perjudicados por ello serían los depósitos bancarios, ya que, si bajan tipos de interés, los bancos retribuirán menos los depósitos. Además, también la renta fija de corto plazo dará menos rentabilidad.

En cambio, los activos más beneficiados serán la renta variable, la renta fija pública y privada de medio y largo plazo, tanto investment grade, como high yield. Además, si el euro empieza ha estar menos fuerte, habrá que fijarse en compañías exportadoras fuera del marco de la zona euro hará que ganen competitividad.

Desde la gestora Bestinver comentan que tienen problemas para encontrar buenas oportunidades en el mercado español, y, es que, tienen una filosofía de gestión value que funciona en grandes periodos de tiempo y que busca empresas que no esté en el precio que se está cotizando. Con esta filosofía, buscar compañías baratas les cuesta. Es complicado encontrar gangas en empresas de pequeña y mediana capitalización. Han buscado salidas en el mercado portugués. Ya no hay gangas en el mercado español ni europeo, pero sí hay oportunidades, máxime estando en un mercado con bajos tipos de interés.