Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión presenta una máquina de trading que permite ordenar el universo de acciones en aquellas con mejores condiciones para abrir posiciones largas o compradoras y las que presentan una mejor combinación para posiciones cortas o  vendedoras.

La mayoría de veces en las que se entra al mercado se hace buscando el trading a corto plazo. Los filtros con los que se construye la máquina son cuatro: Momento total, Volumen total, Sobrecompra / Sobreventa y Rango de amplitud. Unos indicadores mejorados y construidos sobre variables ampliamente estudiadas académicamente y empleadas por la industria y que permiten establecer las probabilidades a nuestro favor. "Nosotros en los trading room siempre hemos tratado de justificar por qué se toman las decisiones". Esta es quizás la parte más científica que nos permite analizar el universo y te ofrece la acciones más propicias para comprar del lado largo o vender, en el  lado corto. Una vez se decide cuáles son las acciones más propicias para comprar o vender, "es donde entrar la parte más artesanal, donde se vuelca la experiencia del inversor al fijar los stop loss y la operativa".

Enagás o Airbus han sido algunas de las oportunidades que se detectaron para el lado largo mientras que Bankinter, era otra de las oportunidades para buscar posiciones cortas. El universo que se ha utilizado para esta "máquina de trading" es el universo de las 50 compañías que están o han pasado por el Ibex 35 en los últimos diez años bajo la fiabilidad de las cuatro variables que se analizan: momento, volumen, sobrecompra/ sobreventa y la volatilidad. Algo muy importante es incorporar esas acciones que han dejado de estar pues "si  analizas el Ibex a día de hoy te olvidas de las compañías que han desaparecido de forma desastrosa, como Abengoa, Popular o DIA, pueden alterar el resultado de los análisis". La prinicipal variable de la máquina es el momento, que es una variable ampliamente estudiada por el mercado. De hecho, en los últimos años han proliferado productos que combinan el momento con el  value. "Creo que han llegado tarde porque, ya en 2012, en el Trading Room se hacía un análisis dle momento desde un punto de vista bursátil". Desde el punto de vista matemático es sencillo de entender bajo la pregunta: ¿Cómo estamos hoy con respecto a hace X sesiones? Si estamos por encima del precio de X sesiones, decimos que el momento es positivo. Si el precio de hoy está por debajo, el momento será negativo.

Estadísticamente, en el 14,37% del tiempo, las acciones están en momento muy positivo. Sin embargo, las caídas son muy abruptas y el momento muy negativo se reduce al 6,15% de las ocasiones. Por lo tanto, "cuando busquemos posiciones cortas hay que buscarlas en períodos cortos de tiempo mientras que cuando se  trate de posiciones largas, hay que ser más pausados y tranquilos".

La segunda variable por importancia es la actividad. "Nos gusta que cuando vayamos a comprar haya muchas transacciones y a mayor precio". En este punto se incorpora el volumen total, agregando toda la información disponible. Cuando la actividad está por encima de la que ha habido en el último año es positivo y viceversa. "Esto es tan sencillo como pensar que el mercado, cuando el volumen es creciente, subirá".  Estadísticamente, la relación es directa también. Cuando la actividad es muy creciente, lo normal es que al día siguiente la acción suba más que la media. Sin embargo, cuando la actividad es baja y más pausada (como en verano), la esperanza de ganar dinero es nula. Es el mejor momento para abrir posiciones cortas. El 30% del tiempo en el mercado hay una actividad muy alta.

No olviden que esta estrategia se plantea dentro de una sección llamada ideas de trading a corto plazo donde se buscan movimientos reacciones rápidas del precio ante determinados niveles técnicos y que sean de una duración en tiempo reducida, algunas sesiones. De esta manera, abandonamos la “comodidad” de las tendencias de medio / largo plazo que sustentan las posiciones de las Carteras de acciones y nos aproximamos al ruido del mercado. Las circunstancias citadas hacen que la sección solo sea adecuada para inversores experimentados.

Para buscar el lado largo o comprador realizamos un análisis chartista de las acciones que se encuentran en la parte alta de la tabla y que presentan momento positivo. Para buscar el lado corto o comprador nos fijamos en la parte inferior de la tabla que recoge las acciones con momento negativo. A la vez, utilizamos el rango de amplitud como aproximación del riesgo y criterio para establecer el stop de la operación (cuando la volatilidad es superior a la media trabajaremos con stops más amplios y, por el contrario, cuando la volatilidad es inferior a la media podremos ajustar más los stops).

Descubra nuestras ideas  de Trading en el servicio premium de Estrategias de Inversión con la nueva máquina de Trading.