Pocos avances en referencia EFSF. De hecho, más allá de la aprobación de la propuesta de Angela Merkel en la Cámara Baja del Parlamento alemán (Bundestag), no ha habido avances significativos en referencia a las garantías que podría asumir la Unión Europea en las nuevas emisiones de deuda o si finalmente, la opción elegida pasará por la compra directa de deuda.

Los avances de la cumbre estuvieron relacionados con el acuerdo alcanzado con la banca sobre la participación del 50% en el segundo rescate a Grecia. Un cifra muy superior a la quita acordada el pasado mes de julio, pero que queda por en la parte baja de la horquilla de 50%-70% que manejaba el mercado.

También quedaron claras las líneas de actuación a seguir en la recapitalización de los bancos europeos. La EBA ha calculado unas necesidades de capital de alrededor de 100.000 millones de euros, frente a los 200.000 millones que estima el Fondo Monetario Internacional; sin embargo, los líderes europeos han eludido la cifra que necesitarán las entidades europeas. Lo que sí han acordado, es que los bancos tendrán que valorar a precio de mercado de 30 de septiembre de 2.011, la deuda pública de los países en dificultades y tendrán que alcanzar un ratio de capital del 9%. Para alcanzar el umbral exigido, “los bancos deben usar primero fuentes privadas de capital, incluyendo la reestructuración y conversión de instrumentos de deuda en capital. Si es necesario, los Gobiernos nacionales deben prestar ayuda, y si este apoyo no está disponible, la recapitalización deberá financiarse vía un préstamo del fondo europeo de estabilidad financiera”, destacan las conclusiones. El ratio de capital deberá alcanzarse antes de julio de 2.012 y hasta entonces, las entidades tendrán limitados el reparto de los bonus a la alta dirección y los dividendos para el accionista.

Con todo, y aunque no esperamos una lectura muy importante por parte de los mercados, sí esperamos que ésta sea positiva. En el caso de la renta variable del viejo continente, podría significar la ruptura alcista de la consolidación de posiciones de las últimas jornadas.

En el caso del Dax, el cierre queda en los 6.070, en la parte superior de la zona de consolidación de niveles que establecemos entre los 5.775 y los 6.091. Así, seguimos a la espera de ver como concluye la consolidación en zona de máximos que está teniendo lugar en las últimas dos semanas; si se supera la zona de los 6.091 puntos, sería una consistente señal alcista con objetivo en los 6.285-6.325.





En el caso del Stoxx, la jornada también concluyó con avances poniendo el punto y final de la jornada en los 2.351. De este modo, el Stoxx recupera la referencia de los 2.340 y reduce las distancias con la importante resistencia de los 2.388. Así, quedamos a la espera de ver si la consolidación de posiciones concluirá con la ruptura de los 2.388 y activando un escenario de continuidad alcista hacia niveles de 2.470-2.490.