Ana Rafels, asesora de inversiones de Ana Rafels EAFI, analiza la situación técnica de Repsol.

A principio de año confirma la incapacidad de superar la zona de máximos precedentes y, desde ahí, se derrumba a la baja. Una debilidad que simpatiza con la pérdida de la zona de 16.30 euros y que se profundiza perdiendo los 13,50 euros. Desde ahí marca un nuevo movimiento bajista que, si bien no nos lleva a testear la zona de mínimos del ejercicio 2009, en los 9,23 euros, sí que lleva a testear los 11 euros. Si nos acercamos en el corto plazo podemos decir que el título sigue muy castigado, sin formar una vuelta alcista fuerte y consistente para pensar que tiene una continuidad en el corto y medio plazo. Por tanto, mejor estar fuera del título mientras no supere 13.50 euros. Superar los 14,29 euros llevaría a abrir posiciones alcistas, pues tendría potencial alcista hasta los 14,30-15,30 y 16,28 euros. Si, por el contrario, permanece la debilidad sin superar los 13,50 y 14,30, estaríamos pendientes de la pérdida de los 12 euros porque, de caer por debajo, podría visitar los 11 euros y los mínimos de 2009, en 9,23 euros.