En Europa hay mucha incertidumbre mientras que en Estados Unidos, los datos macro comienzan a mostrar una cierta ralentización. Sin embargo, sigue habiendo oportunidades en ambas regiones.

En Europa, la palabra que define la situación es incertidumbre. “Estamos algo mejor porque se han despejado algunas dudas: como elecciones en Grecia y la flexibilización de la postura de Alemania en ciertos temas”, reconoce Victoria Torre, responsable de análisis de Selfbank. Sin embargo todavía es un camino de luces y sombras porque “el plan de recapitalización de la banca española, las altas primas de las deudas, el déficit y la debilidad del crecimiento siguen siendo factores de incertidumbre”.

En Estados Unidos “el empleo se ralentiza, los datos del mercado inmobiliario son mixtos y por eso a muchos les ha sabido a poco la operación Twist. A nosotros, nos parece acertado no poner sobre la mesa más medidas porque sería reconocer que USA está peor de lo que está y además se guardan en la recámara más medidas en caso de que la situación empeore”.

En RF corporativa podría ser una opción para invertir porque ofrece diferenciales muy interesantes respecto a sus medias históricas. Pero aquí “habría que diferenciar porque algunos países están en niveles de tipos históricamente bajos, al contrario de lo que ocurre en periféricos y muchas veces va aparejada la calificación de un estado con la de sus compañías”. En este caso podemos encontrar oportunidades interesantes en los periféricos pero siempre teniendo en cuenta que podemos asumir unos niveles de riesgo por las dudas. En este contexto, el fondo de AXA Euro Credit Short Duration puede ser una buena opción.

Antes de que Moodys rebajara a la baja el rating de los bancos españoles, ya lo habían hecho otras agencias. Por el momento, no vemos visibilidad en el sector. “Todavía queda mucho por hacer y ¿por qué arriesgarnos? Podríamos hacer alguna apuesta táctica pero en ningún caso como apuesta principal”.

En cuando a la composición de la cartera, esta experta optaría en estos momentos la rv usa “pero esto no significa que no haya que invertir en Europa, no descartaríamos algún fondo que tenga alguna ventaja competitiva importante”. La crisis puede ser de deuda o de confianza pero no de valoración, “porque hay compañía que están muy baratas y, si tenemos paciencia, cuando la situación mejore estas empresas se beneficiarán.

No descartaríamos tener una posición en emergentes, Skandia Pacific, pero lo haríamos con mucha prudencia con un fondo con volatilidad por debajo de las medias históricas que no tuviera ningún problema en mantenerse en liquidez en caso de complicaciones.

Daríamos un paso más en la prudencia a la hora de componer una cartear. Si la cartera tuviera que tener un 50% en renta variable y un 50% en renta fija, daríamos más peso a posiciones más conservadoras en fondos como el Gesconsult Corto plazo. Parala parte de renta variable el Allianz Europe Equities Growht, en Renta Variable USA el Threadneedle American Extended Alpha. Para la parte media de riesgo, el M&G Optimal income y el Amundi Internacional Sicav daría una visión más general.