Por segunda semana consecutiva los principales índices europeos lograron cerrar la última semana con ganancias, a pesar de experimentar en el transcurso de la semana fuertes castigos a raíz de los negativos datos de viviendas publicados en EEUU. También pudieron sobreponerse al repunte de los precios del crudo a raíz de las tormentas tropicales que se encuentran azotando actualmente el Golfo de México. A pesar de ese panorama negativo, los inversores optaron por acogerse a las declaraciones formuladas por Bernanke en cuanto a la posición vigilante de la Fed con relación al posible impacto negativo de la actual crisis subprime sobre la economía. En general el mercado viene interpretando la posibilidad de que la Fed pueda finalmente recortar los tipos de interés de referencia como medida para amortiguar ese posible impacto. Esta tesis se está igualmente trasladando a la posible reacción del BCE, que de cara al anuncio de tipos que realizará esta semana están surgiendo dudas en cuanto a la sostenibilidad de su actual política monetaria restrictiva. A nivel empresarial, en la semana asistimos aún a la publicación de resultados por parte de algunas compañías. Ahold, Carrefour, Vivendi, Suez y DaimlerChrysler publicaron sus cifras definitivas del primer semestre del año. En general de todo lo anunciado destacaríamos la fortaleza financiera que siguen demostrando la mayoría de ellas, traduciéndose por ejemplo en el caso de Ahold y DaimlerChrysler en la implementación de nuevos programas de recompra de acciones. DaimlerChrysler procederá a recomprar un 10% de sus acciones en el transcurso de este ejercicio y la primera mitad del siguiente y Carrefour procederá a sacar a bolsa su división inmobiliaria, cuyos ingresos junto con los que se obtendrán por desinversiones adicionales se destinarán igualmente a la recompra de acciones. Aparte de la publicación de resultados como referentes en los mercados de renta variable, la semana también contó con noticias corporativas de relevancia. Concretamente nos referimos a la aparición de rumores, finalmente confirmados esta mañana, apuntando a una decisión final por parte de Suez y Gaz de France de hacer efectiva su fusión. Los términos de la operación, conocidos hoy, incluyen una ecuación de canje de 0,95 acciones de GDF por cada acción de Suez y la decisión de desinvertir un 65% del negocio de medio ambiente de ésta vía un spin-off en beneficio de sus accionistas. Como resultado de ella dicha división comenzará a cotizar en bolsa. La conclusión de la operación está prevista para 2008 y queda sujeta a su aprobación por parte de las autoridades de competencia y de los accionistas de ambas, aunque parece ser que los principales núcleos accionariales de ambas compañías habrían dado su visto bueno. De cara a esta semana, el interés estará centrado su tramo final cuando debamos conocer la decisión final por parte del BCE en materia de tipos y el comportamiento del mercado laboral en EEUU. Seguimos manteniendo nuestra positiva visión de la renta variable europea, donde seguimos viendo oportunidades interesantes (ver cartera modelo), estando nuestra opinión sustentada en la positiva evolución de los resultados mostrada hasta ahora, en los múltiplos aún atractivos a los que cotizan los principales índices y en la fortaleza financiera que muestran las empresas en su conjunto.