Los mercados siguen en rangos laterales, aunque la ruptura de la tendencia parece cercana.
Ana Rafels, socia de Bolsa Cash, asegura que el mercado ya había descontado la rebaja de Moody´s. “Al final no ha habido sorpresas puesto que ha mantenido las expectativas de mercado”, apunta.
 
“Según el gráfico el selectivo español se aproxima a puntos importantes desde el punto de vista del largo plazo”, asegura la experta. En las últimas jornadas, en el último mes, nos movemos en un margen entre los 10.400 y los 10.800, “pensamos que la decisión sobre la tendencia se podrá tomar en los próximos días”. “Cada vez hay más indecisión y cada vez los movimientos son más caóticos.”
 
La serie de máximos crecientes no se está cumpliendo y “la gráfica tiene síntomas de debilidad que nos podría llevar a la zona de los 10.200 o traspasado ese soporte, perder los 10.000”, asegura Rafels.
 
Por el contrario la experta opina que si rompemos la zona de los 10.800 podríamos irnos hasta los 11.000 puntos.
 
En el caso del SP500 la zona de resistencia, los 1.126 puntos ha sido superada y nos ha llevado hasta niveles superiores. El objetivo alcista según la experta “se sitúa los 1.150. Desde que ha comenzado el año la deuda de la periferia de Europa, y la recuperación económica han estado lastrando los mercados y los principales índices.” Debemos esperar a una vuelta bajista para tomar posiciones, según Rafels, “esperar hasta los 1.110”
 
Hasta que no veamos claras rupturas no nos podemos fiar.

 

En el aspecto empresarial Gamesa en uno de los protagonistas negativos del año.

En el aspecto empresarial, Gamesa es una de las peores compañías del año. Según la experta “la tendencia de Gamesa es bajista desde 2008. Es un valor en el que debemos esperar recuperaciones más sostenibles. Aunque es un valor con potencial, hasta no ver cotizaciones de 8,75 deberíamos estar fuera.”

En cuanto a los grandes bancos del parqué la experta opina que durante el año se han comportado bastante bien. “Han sabido solventar la crisis pero aquí tenemos una crisis muy particular porque venimos de unos años de gastar mucho.”; la morosidad es un problema importante; además hay un problema añadido que es el sector inmobiliario que aún no se ha estabilizado.

Es cierto que las entidades financieras han corregido. En el caso concreto de Santander, los recortes nos han llevado a niveles bastante importantes. Estamos en un impulso alcista, roto a la baja, por lo que la experta opina que están pasando serios apuros. “El potencial bajista nos llevaría hasta el rango de los 8,40, 8,80 euros.”

El oro está en máximos. Según Rafels, “lo cierto es que en los últimos movimientos hay un cambio en las preferencias del inversor.” Desde enero de 2009 las preferencias de los inversores se sitúan en la renta variable, cosa que cambia en el mes de abril. Los inversores huyen un poco de la renta variable lo que provoca el poco volumen.

En el caso del oro, “en un entorno de problemas sigue teniendo potencial”, apunta el experto.