BME ha presentado el estudio sobre la distribución de la propiedad de las acciones cotizadas en España durante el 2011. En este estudio destaca el 40% de las acciones de bolsa española están en manos de extranjeros. “Los extranjeros son los mayores inversores de la bolsa española y, en 2011 su peso sólo quedó a una décima del máximo histórico”, indica Domingo García Coto, director del servicio de estudios de BME.

Además, respecto a los inversores extranjero, García Coto explica que “son inversores muy activos, que compran y venden pero que mantienen su peso y son propietarios de las principales empresas cotizadas”.

En cambio, los inversores particulares españoles sólo tienen un 21,2% de la bolsa nacional, además, menos que un año antes. No obstante, “en términos relativos europeos es una participación alta, ya que está por encima de la media europea. Cae un punto respecto al año pasado, pero durante los años de crisis la posición es extremadamente estable, lo que demuestra su fidelidad a la bolsa española”. El experto destaca que “los inversores permanecen mucho tiempo en las compañías porque confían en que la situación va a mejorar, en que son grandes compañías y en las remuneraciones”.
Aunque desde la crisis había bajado la tenencia de acciones en manos de entidades financieras, en 2011 aumentó. Esto se debe a que “el año pasado entraron a cotizar en España tres bancos, Bankia, CaixaBank y Banca Cívica, por lo que la propiedad de estas compañías estaba en manos de antiguas cajas de ahorros. Además, las financieras se están quedando con participaciones de compañías que estaban puestas como garantías de créditos que tenían para comprar esas acciones”.

Sin embargo, la propiedad de bolsa española en manos de entidades no financieras cae un 4% “por el endurecimiento de las condiciones de financiación. Estas compañías tratan de reducir su deuda y, para ello, deshacen posiciones en acciones. En cambio, en años anteriores a la crisis habían aumentado las participaciones cruzadas de empresas”.

Las instituciones de inversión colectiva (SICAV) tienen un comportamiento mixto. Por un lado, “hay baja participación de los fondos de inversión, frente a la mayor exposición de los fondos de pensiones. Esto es una asignatura pendiente”. “En 2011 han aumentado su participación en bolsa española las compañías de seguros".

Las Administraciones Públicas tienen una posición prácticamente marginal en bolsa española, “un 0,3%, que son participaciones marginales que quedan en manos del Estado u otros entes públicos”. No obstante, “por este lado pueden venir cambios para 2012 por las ayudas a la banca que se materialicen mediante acciones”.