Jan Vormoor, consulto de First Eagle Investment Managers, aporta su visión sobre el mercado, las oportunidades de inversión que observa, los riesgos que nos acechan y las claves del éxito de su gestión. 

Tenemos muchos desafíos en el escenario actual y el foco está puesto en la reunión de la FED. ¿Espera una subida de los tipos de interés? ¿Qué impacto puede tener en los mercados?
Es una muy buena pregunta. Definitivamente hay algo de riesgo en la subida de tipos en EEUU, como ha dicho la Fed estos últimos días, pero centrándonos en lo que pueda ocurrir en junio es mucho más importante dar un paso atrás y ver la situación a largo plazo como inversores con esa perspectiva.

En First Eagle creemos que en términos globales hay mucha deuda y no hay mucho crecimiento. Para los gobiernos va a ser muy complicado normalizar otra vez los tipos de interés y aumentarlos de nuevo, porque podría desencadenarse una presión deflacionaria en la economía con la subida de tipos y la divisa se aprecia.

Algunos analistas esperan un dólar fuerte cuando la FED suba tipos. ¿Qué podemos hacer como inversor para luchar contra esta situación?
De nuevo es una muy buena pregunta, una inversión depende de en qué inviertes y en qué moneda lo haces. Básicamente si eres europeo y el dólar sube, por supuesto es positivo para compañías europeas; el euro baja y las ganancias de las compañías europeas son más atractivas, pero otra vez, es difícil predecir el futuro. Mucha gente no pudo predecir el año pasado la paridad del dólar, y aquí estamos a 1,10 / 1,15 más o menos, así que es muy difícil de predecir y no tenemos una bola de cristal en First Eagle. Lo que tenemos es temperamento, e intentaremos aprovechar la volatilidad a corto plazo para busca buenas compañías “baratas” para comprarlas a un precio bajo en estos tiempos de estrés.

Una delas grandes preocupaciones en los últimos tiempos ha sido China, pese a que recientemente se ha estabilizado. ¿Cree que podemos ver otro episodio de volatilidad en Asia que colapse los mercados?
JV: China se está enfrentando a muchos desafíos, ha habido un enorme boom constructor, una gran burbuja; se ha acumulado un alto nivel de deuda desde la gran crisis financiera global. Quieren cambiar su modelo de crecimiento saliendo del boom constructor y  las exportaciones hacia una economía basada en la demanda y consumo interno que impulse la economía doméstica. Estos cambios son muy difíciles. El objetivo del  gobierno en China es mantener  la estabilidad y realizar este cambio con la menor volatilidad posible, pero esto es muy difícil. No hay democracia. Desde el punto de vista político sería más fácil tomar medidas, pero en un país tan grande es muy difícil, asi que no nos sorprenderían nuevos episodios de volatilidad     

El rebote reciente en los precios del petróleo ha permitido más subidas en el sector energético. ¿Ha incrementado su exposición en el sector petrolero?
 El año pasado cuando el petróleo estaba cayendo, tuvimos la oportunidad de encontrar compañías atractivas dentro y especialmente  alrededor de las empresas petroleras (industriales, de transporte, de distribución…) que pertenecen al sector energético e impactadas. Fueron afectadas de forma masiva y los valores cayeron. Son compañías que nos gustaban e invertimos en ellas. Empresas donde creemos que su valor no está tan afectado por los precios del petróleo, ya que no ganan dinero vendiendo petróleo (sino de la venta de maquinaria, transporte…). Muchas de ellas tienen de algún nivel de clientes captivos, y esto es algo que nos gusta, así que el año pasado hubo muchas oportunidades de invertir en valores de compañías energéticas de calidad con clientes cautivos incluso con la caída de los precios del petróleo, y hemos sido muy activos en las adquisiciones. Ahora los precios del petróleo han aumentado otra vez, por lo que hemos parado de comprar.

¿Dónde está viendo las principales oportunidades para invertir en este momento?
Desde el verano pasado los mercados están subiendo y bajando mucho. Más recientemente, desde los mínimos en febrero ha habido un fuerte rally de mercado, por lo que hemos sido vendedores netos de renta variable vendiendo algunas posiciones que habían alcanzado su valor. Ahora que los mercados están bajando otra vez estamos encontrando nuevas oportunidades, pero las valoraciones siguen siendo altas, así que no es fácil encontrar negocios geniales a buenos precios o negocios buenos a precios geniales. Sin embargo, hay algunas áreas de mercado que ahora mismo no son muy populares como la energía, en relación con China algunas compañías con sede en Hong Kong o marcas de lujo que están bajo presión. Por lo que hay segmentos del mercado donde las valoraciones son o irán siendo atractivas, así que aquí deberíamos encontrar oportunidades si los mercados siguen negativos en estas áreas
 
Su fondo es conocido por seleccionar acciones value. ¿Cuáles son sus principales posiciones en su cartera?
 El mundo actual intenta dividir acciones de valor y de crecimiento.
La inversión value tiene su origen en Benjamin Graham, que escribió un libro llamado “El Inversor Inteligente”, no lo llamó “El Inversor de Valor”. La inversión inteligente es aquella en la que se busca comprar buenas compañías a precios baratos. Esto no significa que sean compañías que no estén en crecimiento. Tenemos muchas compañías en nuestra cartera como Google, cuyas acciones están creciendo, así que tenemos que tener cuidado con estas definiciones. Hoy en día las principales compañías en nuestra cartera son empresas como Oracle, Microsoft, con elevadas tasas de clientes cautivos. Compañías como Weyerhaeuser, empresa forestal de materias primas cuya oferta es restringida. Heidelberg Cement es una empresa de canteras con monopolio local. La idea es tener una selección ecléctica de compañías individuales que creemos tienen la capacidad  para resistir unas situaciones macroeconómicas más complicadas, que son capaces de proteger su estructura de cash flow o los activos de su balance, que puedan proteger el valor en el entorno más complicado.

Su fondo tiene una rentabilidad anualizada del 9,6% desde que fue lanzado en 1996. ¿Cómo lo ha logrado?
Manteniendo nuestra filosofía. En primer lugar siendo muy disciplinado. La inversión value no se trata de tener una bola de cristal, sino de ser capaz de ser paciente. Creo que ser paciente  es una de las cosas más importantes a la hora de invertir. Necesitas paciencia para tomar tu tiempo y analizar y comprender los negocios. A veces te gusta un negocio pero no es lo suficientemente barato y tienes que esperar años hasta que sea asequible para comprarlo, y una vez lo compras, también hay que ser paciente porque quién sabe lo que tardará en aumentar su precio. Debes tener capacidad para ser paciente, capacidad de aceptar periodos de menor rentabilidad. Porque la inversión value suele tener un comportamiento muy predecible, y en las burbujas, cuando los mercados tienen excesos, siempre tendrás menor rentabilidad, porque no estás participando en estos valores “caros”; como a finales de los 90 cuando no teníamos tecnología, parecíamos “estúpidos”, ya que tuvimos menos rentabilidad durante meses, pero cuando estalló la burbuja y los mercados cayeron, nosotros seguíamos teniendo rentabilidad positiva. Así que es importante la capacidad de soportar el “parecer estúpido” cuando no estás participando en las compañías más populares o de moda, pero también las más caras y peligrosas, también es fundamental. En resumen, la filosofía es ganar más perdiendo menos.
La historia de este fondo y el éxito de su estrategia no sólo se basa solo en lo que posees (en lo que tienes en cartera), sino en gran medida también en lo que no posees; ya que si eres capaz de evitar valores que son muy caros, y por lo tanto evitar episodios de pérdida permanente de capital a lo largo del tiempo, podrás hacerlo mucho mejor que el índice, ya que hay muchas compañías del S&P que desaparecen.

¿Qué rentabilidad puede esperar para su fondo este año?
No lo sé, porque no tengo una bola de cristal, y si la tuviese no estaría con vosotros, sino en un barco en el Mar Caribe.
El fondo tiene un comportamiento bastante predecible. Si los mercados se recuperan gracias a más QE, más dinero más barato, etc; los mercados tendrán por tanto un comportamiento más exitoso debido a estos estímulos monetarios y el fondo tendrá una rentabilidad menor.

Sin embargo, si el mercado sigue con el mismo comportamiento volátil que desde el verano pasado, el fondo mostrará una fuerte resistencia para soportar el entorno. Y si tenemos una corrección fuerte de mercado, el fondo tendría probablemente también una caída, pero mucho menor que la del índice.