Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI, comenta que en Wall Street, "la consolidación de los máximos de agosto ha abierto la puerta a que se puedan consolidar los máximos anuales que, en el caso del S&P 500 pasan por los 1.220 puntos”. Si bien, reconoce que “los indicadores están en niveles de sobrecompra y esto podría favorecer las caídas en el corto plazo antes de retomar el impulso alcista”.

Con respecto a las cuentas del tercer trimestre presentadas por Intel, el experto comenta que “son cifras históricas” y estos buenos resultados son debidos a “una buena diversificación geográfica y del sector y por la debilidad del dólar, ya que tiene un papel exportador muy importante”. El experto lo recomienda “para una cartera conservadora” y admite que le gusta más Intel que su competidor AMD.

Vicho recuerda que “debemos de estar atentos a los resultados de las financieras luego que la SEC dijera que va a mirar muy de cerca las deudas de corto plazo de los bancos y esto podría revolucionar sus resultados y llevar a que no fueran tan buenos como las últimas veces”.

Si bien la Fed ya aclaró ayer en sus actas que comprará más bonos en noviembre, Vicho cree que “las consecuencias en la economía real serán nulas, aunque en el corto plazo ayudará a mantener la debilidad del dólar e impulsará las compras sobre activos de riesgo”.

Y “aunque la debilidad del dólar está impulsando al oro, estos niveles son excesivamente altos y el potencial de revalorización está limitado”.

En el mercado de divisas, el analista cree que “en el corto plazo y, hasta que no se concreten medidas, la fortaleza del euro podría continuar y no sería de extrañar ver niveles de 1,45 ó 1,47 dólares”. Aún así, “a medio-largo plazo, habría que apostar por el dólar porque su tendencia seguirá siendo alcista”.