"El problema de Telefónica es que ha ido perdiendo cuota de mercado en España. Tiene que expandirse fuera de España, por Europa y Latinoamérica para generar ingresos. Sin embargo, se encuentra en un sector con una competitividad cada vez mayor y en el que le cuesta mantenerse a flote", dice David González, analista de Dracon Partners EAFI.


Pero Telefónica no es la única operadora europea con este problema, “France Telecom y Deutsche Telekom adolecen de lo mismo, están en economía muy avanzadas y hay mecanismos, como el WhatsApp o Internet, por el que la gente se pone en contacto evitando pagar a la operadora”.

Por todo ello, el experto considera “lógico que el valor esté parado y haya anunciado recorte de dividendo”.

a pesar del recorte de perspectivas de crecimiento de la economía española para este año, la Comisión Europea se niega a rebajarnos las exigencia de déficit. “Bruselas quiere ver un presupuesto cerrado y, cuando vean que lo podemos cumplir, quizás sean algo más laxos”. ¿Cómo vamos a conseguir reducir el déficit? “Nos queda un año muy duro por delante, pero con determinación posiblemente lo cumplamos”, dice el experto.

En cambio, Alemania creció un 3% en 2011 y, desde Dracon Partners reconocen “tener una buena perspectivas, sin embargo, el ruido que hubo en el verano por los problemas europeos condicionó muchas inversiones y afectó al crecimiento del país que cerró el último trimestre del año en negativo”. Sin embargo, “desde finales de noviembre, la economía alemana está cogiendo fuerza y va a volver a tirar”.

Los bancos europeos siguen recibiendo inyecciones de liquidez, por parte del Banco de España el viernes y el miércoles por el BCE. “Esto va a seguir dando margen a los bancos para que puedan seguir operando con facilidad. Además, el mercado interbancario se ha ido relajando. El objetivo final es que los bancos ajusten balances y ratios de capital para que vuelva a fluir el crédito a empresas y familias, como en EEUU”.

Unnim agotó el máximos de deuda que podría emitir con aval estatal. Este papel “da respaldo a la entidad y rebaja su financiación hace que los inversores acudan más tranquilos a la subasta”.

“La inversión por dividendo pierde atractivo con las reducciones de las retribuciones pero, es que, quizás no eran sostenibles los niveles de dividendo que se estaban dando”. No obstante, el analista no cree que tenga que dejar de ser una alternativa más de inversión.

En el sector bancario, “teniendo en cuenta los recortes de beneficios que van a tener que hacer para cubrir las exigencias, la probabilidad de que recorten también dividendo es alta”.