Por que hay una serie de factores, a nivel de bosques y capacidad de producción de madera, que hacen que sea una oportunidad de inversión. Gonzalo Rengifo, director de Pictet en España y Latam asegura que “los bosques están en un proceso de deforestación muy importante – recuerda que los últimos datos hablan de una deforestación de 13 millones de hectáreas en el año- principalmente en Sudamérica, Sur de Asia y África”. También hay que tener en cuenta que los que lo explotan de manera responsable son EEUU y Europa. Pero “cuando hablamos de invertir en madera no sólo lo hacemos en la propia materia prima sino en productos derivados, como la biomasa para fuente de energía, celulosa, cartones, revestimientos….”

Además hay que tener en cuenta que “la madera como tema de inversión tiene factores de desarrollo que están muy relacionados con la demografía, crecimiento económico y almacenamiento de CO2. Este año es el año internacional de los bosques y donde todo el mundo reconoce la importancia de los bosques desde el punto de vista del CO2”. Y además se invierte en aquellas empresas que tiene propietarios de la tierra de los bosques.

Desde el punto de vista inversor, “es un sector que está muy ligado a una coyuntura económica favorable”. Rengifo reconoce que la crisis económica ha afectado a la valoración de las empresas, “de hecho hemos detectado que una serie de compañías donde la valoración en bolsa del valor de la tierra es cero y ahí basamos nuestra opinión de que hay un descuento del 30-35% en estas compañías”. Pero ¿es esto fruto de la crisis? Algo tiene que ver. “Para 2012 los precios de la pasta de celulosa - que de alguna forma se han derrumbado este año- están empezando a recuperarse. Hay fuerte demanda de los países emergentes – China en 2010 dejó de importar pasta de papel y ahora está volviendo – y además hay que tener en cuenta que la madera es anticíclica, una especie de cobertura contra la inflación – el pino amarillo por ejemplo vale 8 dólares tonelada cuando tiene cuatro años y cuando tiene ocho, vale 32. Hay una oportunidad en gestionar el stock por lo que están más cubiertos respecto a grandes volatilidades del mercado.

Si miramos el fondo, y su distribución geográfica, el 40% son compañías americanas y canadienses. Otro 30% son europeas y en mercados emergentes es un 25%. Pero eso es donde están las compañías pues la mayoría de las grandes empresas están cotizando en Europa o en Estados Unidos. Si hay que tener en cuenta que entidades como Nine Dragons – compañía china de embalaje - o PPC, una de las mayores propietarias de tierra/bosques que permiten al inversor tener una gran diversificación a nivel regional y sectorial .No sólo se explotan bosques sino que hay compañías que tocan toda la cadena de valores.

Tenemos datos históricos de invertir en madera en los últimos 20 años y siempre han tenido mejor rentabilidad que el mercado. En el año 2011, con los precios de pasta de celulosa derrumbados y caída de la demanda, hemos visto que lo ha hecho peor que el mercado y por eso estamos en línea. Lo lógico es que esta inversión lo haga mejor que el mercado en los próximos 2-3 años “con lo que es un tema bastante interesante”.

Se puede entender como valor refugio pero sin olvidar que esto es renta variable, aunque las compañías de la madera tienen un componente anticíclico. Con los descuentos que existen en valoraciones puede ser interesante.