“Lo han hecho mejor las grandes compañías porque venían de unos niveles de infravaloración y ahora se han quedado más rezagadas, pero a partir de la mitad de año los
pequeños y medianos valores han tomado el relevo”.

“El sistema financiero español cotizado tiene un modelo bipolar”, dice Martín, “por un lado los grandes jugadores,
BBVA y Santander que, el hecho de que la mitad de su resultado operativo venga de fuera de España ya les hace cotizar con prima, frente a los bancos medianos, que cotizan a valoraciones bajas que podrían invitar a invertir, pero es que no muestra su situación real, pues vamos hacia un sector financiero menos apalancado y con más requerimientos de capital que supondrá que su rentabilidad descienda en bolsa”.

El experto prefiere “mirar valores más que sectores a la hora de invertir”, si bien, descarta el financiero. En cambio, pueden ser atractivos “el sector eléctrico, que está barato, el de telecomunicaciones, con Telefónica, y el ‘subsector’ fuera del Ibex 35, es decir, los valores que están fuera del selectivo”.