Está claro que los años de crisis ha fraguado una animadversión hacia la banca y los inversores en general, la opinión pública ha tachado de  “perversos head Fund” que han comprado pisos a entidades públicas y han generado una animadversión hacia los mercados por una buena parte de la sociedad Española.

Ahora el gobierno y su coalición de gobierno con Podemos, han puesto en el foco recaudatorio a los mercados financieros, por considerarlos “malvados” y que tienen que “pagar” por todo lo que hicieron y ayudar a sostener las pensiones ( esa es la excusa).

Pero la realidad de los mercados financieros es otra bien distinta, puesto que en los “mercados” no solo están los institucionales, también hay 5.2 millones de inversores particulares Españoles que invierten sus ahorros en bolsa y hay otros 7 millones de personas ( que en muchos casos son los mismos) que invierten en Fondos de Inversión. 

Estamos hablando de pequeños ahorradores en muchos casos, que prefieren mover sus ahorros en bolsa y confiar en Empresas Españolas antes que dejar el dinero en el banco o hacer inversiones en otros países.

Si pensamos un poco en el futuro que nos espera sobre todo el de las pensiones, parece una temeridad penalizar el ahorro y la inversión , las pensiones del futuro serán muy bajas y muy cortas en el tiempo ( estaremos trabajando cada vez más años) debido al impacto demográfico en nuestra sociedad. No parece muy lógico no apoyar que los ciudadanos tengamos una “hucha” para el futuro, y más sobre todo cuando asumimos el riesgo de equivocarnos en nuestras inversiones y que encima perdamos dinero.

En vez de alentar a los ciudadanos a que ahorren a medio y largo plazo para mejorar su futuro, nos encontramos con penalizaciones generalizadas del ahorro, la compra de acciones ( la famosa tasa Tobin) , el cobro  de dividendos o no arengar una legislación positiva para la contratación de productos tan buenos cómo los ETFs. Hacienda tiene el foco puesto en recaudar sobre dónde más fácil es llevarse el patrimonio a otra parte, sobre la liquidez.

Desconocer cómo funcionan los mercados financieros es un peligro cuando se legisla con afán recaudatorio y con ímpetu sancionador, puesto que los resultados pueden ser nefastos para el futuro. Si los inversores tienen una penalización del 0.2% sobre la compra de las acciones en bolsa puede que decidan invertir en otros mercados, incluso comprar esas mismas acciones en otros lugares donde no tengan esa tasa.  Estaremos premiando que el dinero salga Brokers internacionales dónde Hacienda no tiene control ninguno sobre esos capitales , aunque los inversores tengan que presentar  el famoso modelo 720 . Perdemos control y perdemos información.

Que a nadie se le olvide la misión de las bolsas es ofrecer liquidez a empresas que deciden cotizar ( en muchos casos ampliando capital) para desarrollar su negocio a una escala mayor, creando con ello empleo y riqueza que si va bien se repartirá entre sus accionistas, además de pagar sus impuestos las empresas. Si le preguntan a cualquier trabajador ¿dónde quiere trabajar? Nos dirán que en una empresa cotizada se gana más dinero que en  una PYME.  Ojala y tuviera España el doble de empresas cotizadas, señal inequívoca de una gran cantidad de empresas exportadoras y líderes  que ayudaría sin duda a la economía.

El estado recibe ingresos vía impuestos por muchos sitios en una empresa cotizada, pero tiene que tener cuidado, porque todos sabemos el refrán. “Tanto ordeño la vaca que acabo por matarla”.

Tenemos que atraer inversión y hacer que la tarta sea más grande, no más pequeña.