La tecnología hace que cambien muy rápidamente nuestros hábitos de consumo , eso tiene unas grandes implicaciones en las empresas que nos ofrecen tanto los productos actuales cómo los nuevos y cuando estas empresas cotizan en bolsa, estamos hablando de que pueden sufrir un terremoto o un gran impulso en función de los nuevos productos y servicios que nos ofrecen.



Muy pocos pensaron hace 20 años que todo el mundo tendría un teléfono móvil y, si lo pensó, desde luego seguro que no imaginó que las Telecos no serían las grandes beneficiadas y sí los fabricantes de teléfonos cómo Apple o Samsung.

Hace 10 años las Telecos tenían un gran modelo de negocio en los mensajes de SMS. Ahora ya los dan gratis debido a las aplicaciones de mensajería y sobre todo a Whatsapp que fue comprado por Facebook. Entonces era muy difícil invertir en una de las muchas aplicaciones que estaban a punto de nacer y menos cuando no cotizaban en bolsa. ¿Quién iba a pensar que había que invertir en Facebook, que tampoco cotizaba en bolsa, como el gran impulsor de las relaciones sociales en la red?

Si hace un año y medio le dijesen a un inversor , analista o economista que el precio del petróleo iba a estar por debajo de los 50 dólares, seguramente se habría reído en nuestras narices y ¡fíjense las consecuencias que ha tenido esta bajada de precios! Muy positivas para países como España que son netos consumidores y fatales para los países que viven casí exclusivamente de la venta del Oro Negro o de las empresas petroleras en general, que se encuentran en una situación muy delicada debido a un avance tecnológico que pocos habían oído hablar antes, el Fracking o el Shale oil….Y prepárense para lo que viene con la revolución de las baterías que lograrán almacenar toda la energía renovable que logremos acumular en nuestras casas y fábricas a través de paneles solares o molinos de viento….

Está claro que la tecnología cada vez es más rápida a la hora de revolucionar los modelos de negocio o de ofrecernos productos alternativos a los que actualmente consumimos, por lo que los inversores no podemos obviar estos grandes cambios de mega tendencias que pueden hacer que tengamos que salir cuanto antes de unos sectores que van a sufrir mucho en los próximos años o que vayamos vigilando otros que tienen muy buena pinta para tener nuestras inversiones. (Ver: Estas son las principales previsiones de Goldman Sachs)

El problema de siempre es saber elegir el sector o empresa ganadora justo antes de que empiece a ser demasiado cara para invertir en ella. Yo me atrevo a realizar unas previsiones, a nivel individual, pues creo que hay una serie de sectores que van a transformarse muy rápidamente en los próximos años y que van a suponer un cambio radical en sus cotizaciones y en las cotizaciones de otros competidores que van a absorber su parte del pastel. Para curarme en salud , porque realmente uno puede ver los cambios pero lo difícil es identificar el timing que los consumidores necesitan para adoptar una nueva forma de consumir los nuevos productos, les hago un planteamiento a que pasará en los próximos 20 años en estos sectores. (¿Cómo invertir en megatendencias que moverán el futuro?)


 
-Las cadenas de televisión habrán desaparecido. No me he vuelto loco pensando que los Televisores desaparecerán, la “caja Tonta” cada vez es más inteligente y nos permite ver por la televisión lo que estamos haciendo en el móvil, tablet, ordenador….lo que sí creo es que los grandes portales de internet se encargarán de “comprar los contenidos que todos demandamos” y el usuario los verá a través de internet y se irá olvidando poco a poco de las propias cadenas, es decir, que YouTube ( Google) nos ofrecerá todos los partidos de la Champions League, el mejor cine, series…. Y los iremos viendo seleccionando en el móvil ( el auténtico mando a distancia) mientras los vemos en la Televisión. Está claro que las televisiones públicas no desaparecerán…¡En eso están pensando los políticos!
 
 
-Las casas y los edificios tendrán energía gratuita. Creo firmemente que con la nueva revolución energética vamos a poder optimizar la captación de energías verdes y guardarlas para consumirlas cuando más lo necesita el cliente. Eso será una revolución para las eléctricas y su modelo actual de producción , distribución y consumo, pero igual son ellas las que lideran esa transformación, todo depende de la cintura y miedos a cambio que tengan.
-La banca tendrá una gran transformación, y no existirán tantas sucursales como hay actualmente. La mayoría de los clientes operarán con dispositivos móviles y existirá una gran cantidad de competidores. Al fin y al cabo, las operaciones corrientes de una cuenta de ahorro, tarjeta para pagos y domiciliación de recibos lo hace cualquiera, con lo que quedará para la banca lo más complejo: productos que requieran estudio , cómo son prestamos para pymes y operaciones más complejas.

Los grandes players de Internet desarrollan sistemas de Scoring propios y mejores que los que utiliza la banca tradicional y ya están ofreciéndose ciertos productos financieros en base a esos datos, la banca está reaccionando pero sin duda la batalla está aún en un estado incipiente de lo que nos viene.
 
-El sector comercio minorista desaparecerá casi por completo. La mayoría de nosotros tenemos patrones de compra repetitivos y eso lo van a aprovechar los comercios on line. En estos años de crisis, del 2007 al 2011, mientras el comercio minorista y grandes superficies lo han pasado muy mal ( exceptuando a Dia y Mercadona), los grandes portales de venta por internet han triplicado su facturación. Los consumidores estamos ya acostumbrándonos a las compras por internet de Amazon, Privalia o cualquier otro gran Market Place de internet.

No se quién ganará esta batalla, si los grandes Supermercados y grupos de tiendas on line o nuevos competidores que surjan en el futuro, pero sin duda todas las semanas tendremos en la puerta de nuestra casa la cesta de la compra habitual sin tener que pasar por la tienda, y en apenas unas horas cualquier otro producto que necesite y compre por Internet.
 
-Los coches serán eléctricos....y las carreteras se harán casi automáticamente. Cuidado con esto, porque no solo será una revolución en el sector del motor, sino en todo lo que tenga que ver con el Petróleo ( refinería, extracción, producción…) y las economías que viven de él. Y si caen esas economías, también sufrirán las empresas que tienen intereses en dichos países.

Las carreteras y la construcción de viviendas también tendrán que evolucionar en los próximos años, ya hay máquinas capaces de multiplicar por 5 la velocidad de poner adoquines en una calzada y también estamos viviendo el inicio de lo que es la construcción modular de viviendas pre-fabricadas, en los próximos años estoy convencido de que tendremos nuevas formas de construcción que acelerarán los tiempos de entrega y mejoraran las prestaciones de dichas viviendas..

Sin duda vienen grandes cambios en los próximos 20 años, y es difícil saber en qué momento tenemos nuestras inversiones al menos en el lugar correcto y no en empresas y sectores que cada vez van a ir a peor. Por eso les invito a que participen en esta encuesta y nos indiquen su opinión .