Jorge del Canto, analista independiente, analiza la situación macroeconómica de nuestro país. 

PREGUNTA-. La deuda pública española atraviesa uno de sus mejores momentos con el bono español a diez años en su mínimo desde el año 2005. ¿Es realmente cierto?
RESPUESTA-. “Una buena parte de la rebaja de la prima de riesgo viene dada porque ya no se percibe tanto riesgo de incumplimiento de pago como se tenía antes, pero también por una subida de la deuda alemana".

P-. ¿Se pueden apoyar las bolsas en la caída de la prima de riesgo?
R-. “En algo influye, desde luego, porque un precio de los bonos tan bajo es disuasorio y hace que la gente se vaya a buscar rentabilidad a otras partes. Hay datos macro que están apuntando a una mejora de los resultados empresariales y esto se traduce en las bolsas.

Ahora no tiene que extrañar que vayamos en las bolsas con el pie cambiado. La zona en la que se encuentra el Ibex 35 es una zona de fuerte congestión. Si nos fijamos en lo que hacen las 35 empresas del índice nos encontramos con que la mayoría están en zona de fuertes resistencias, otras en fases más profundas…entonces no confío en un movimiento de continuación de tendencia. Espero o bien un lateral muy amplio o bien una reacción que nos lleve a niveles de 8.800/8.850 puntos. Desde ahí sí podremos construir un nuevo tramo al alza”.

P-. El ‘rescate de las autopistas”. Hablamos de una quita del 50% que afectará a todas las entidades españolas , pero fundamentalmente al Banco Santander y Bankia. ¿Afectará a la cotización de los bancos?
R-. “Les va a afectar poco. La opacidad en estas cifras no tendrá un impacto tan grande en el conjunto. Determinadas empresas concesionarias de autopistas terminarían en una quiebra de no producirse y entonces esto sería peor”.

P-. El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha hablado por primera vez del riesgo que existe de ‘deflación’. ¿Qué medidas le quedan por aprobar al BCE?
R-. “Tampoco se puede hablar de deflación. Al final está todo relacionado porque si no hay circulación de dinero, no hay inversión y, por lo tanto, cada vez hay menos consumo y no podemos vivir siempre de las exportaciones. Tendrán que hacer algo para que el dinero empiece a circular. Alguien deberá tomar medidas que sean preventivas.”