“No importa para nada si tiene razón o no. Lo que sí importa es cuánto gana cuando tiene razón y cuánto pierde cuando está equivocado” George Soros

Hay diversas razones por las que personalmente creo que el mercado nos va a dar la posibilidad de tener una idea preconcebida en el value investing durante muchos años. El Trading direccional fracasó en el año 2.000 y durante los posteriores 14 años del nuevo milenio, nuestro querido mercado nos ha dado movimientos semi-laterales con notables tendencias, pero con un rango de precios muy lateral y extremadamente volátil. Un Trader bidireccional no ha tenido problema alguno en girar de mercado, pudiendo disfrutar de diferentes tendencias:

movimientos sp


Si hubiéramos seguido, por ejemplo, un sistema de MMW30, estando siempre invertidos en el mercado en dirección alcista o bajista desde agosto del año 2.000, nivel en el que el mercado marcará máximos, hubiéramos tenido una entrada corta en 1.378, una larga en 977, otra bajista en 1.423 y finalmente una alcista en 1.062 hasta la actualidad. En total, 4 Set Ups para tener una rentabilidad total de 1.991 puntos, en caso de haber comprado y esperado, hubiéramos tenido una rentabilidad total de 327 puntos, es decir 6 veces más de rentabilidad. Si lo convertimos en porcentaje, podríamos decir que para una rentabilidad real en 14 años de un 21.53% para un sistema de “comprar y mantener”, hubiéramos obtenido una rentabilidad de un +131% para un sistema de Trading direccional bidireccional. Sin embargo, como bien sabemos, lo pasado no garantiza en absoluto resultados futuros y si observamos el desarrollo del mercado alcista que dio comienzo en 1.982, la rentabilidad del SP500 fue nada menos que de un 1.000% en 18 años, una rentabilidad notablemente superior, al hecho de seguir un sistema de Trading direccional. Cada época tiene su manera de hacer y creo que las bases de la economía seguirán más las políticas de Hayek que no las de Keynes o las de Adam Smith, y en este sentido podemos tener una economía alcista, con sus correcciones y con su volatilidad, ¡pero claramente alcista! ¿no creen? En este sentido, considero que la decisión de buscar sistemas de Trading que tengan en la doctrina del value investing su esencia, es la decisión que me va a acompañar probablemente, durante los próximos 10 años de mi vida.

Esto consiste en buscar Trading direccional con sentido de largo plazo, descartando grandes desplomes cercanos al -50% y aceptando mercados bajistas menores de un -30%.

Hoy el mercado se encuentra de lleno en el desarrollo técnico de una pauta divergente y creo que tras el Quantitative Easing 3, éste debería sanearse para dar comienzo a una nueva era económica. La volatilidad seguirá siendo la nota reinante en el mercado.

Como les explicaba en esta casa la semana pasada, el mercado de Renta Variable Americano está inmerso en una gran controversia. El patrón de máximo creciente en el Nasdaq no está siendo acompañado por el SP500 ni por el Dow. El agregado de Standard & Poor’s cotiza en un doble techo con resistencia en 1.850 y un Dow Jones marcando un posible patrón de cambio de tendencia con máximo decreciente muy peligroso. La superación de los 16.600 puntos en el Dow, macaría un claro respiro para la bolsa mundial, pero mientras eso no suceda, ¡los riesgos siguen vigentes! Esta semana he estado buscando cortos en el SP500 y largos en el VIX, en anticipación buscando refugio de algo que tiene mucho sentido y es el fin del QE3. Si sabemos que el QE1 terminó con un -18% y el QE2 con un -26%, podemos pensar que el ajuste del QE3 podría llegar a corregir los precios de la bolsa americana, en torno al 30%.

ibex


Si observamos el IBEX 35, técnicamente las velas alcistas son cada vez más complejas, con mucha indecisión y solamente un cierre por encima de los 10.250 puntos me invitaría a pensar que los 11.000 puntos son factibles en primavera.

Otras hipótesis que encajan con una importante corrección en la bolsa americana, parten del posible patrón de cuña ascendente que está formando nuestro selectivo
. La pauta bajista, marcaría una posible ampliación de la corrección que diera comienzo en enero, terminando en un zig-zag que podría llevar al IBEX 35 hacia la zona de los 9.200 puntos en el peor de los casos.

ibex


Otra hipótesis parte del desarrollo técnico de una posible pauta plana, que podría mantener al selectivo por encima de los 9.600 puntos antes de buscar de manera definitiva los 11.000. Sea del modo que sea, lo que está claro es que la gran incongruencia en los mercados globales, parte de un buen momento macroeconómico, en fase incipiente y con mucho potencial recorrido y unos precios en la bolsa americana, ¡extremadamente exigentes!

No podemos obviar ninguna de las tres hipótesis, la alcista en superación de los 10.250 puntos y las dos ampliaciones de la pauta correctiva, pero las últimas 5 semanas, han marcado demasiadas dudas, por lo que me temo, que un movimiento violento está en ciernes.

Mi decisión parte como siempre del momento y en este preciso momento únicamente me importa una cosa; ¡el tapering! Si el SP500 supera el nivel de 1.850 puntos, seguiré manteniendo mi posición alcista y si el S&P confirma el doble techo, entonces seguiré mi idea de buscar posiciones cortas de medio plazo.

En este sentido, como Trader busco momento y operativa, y estando el precio como está, en zona de resistencias, no me queda más opción que buscar cortos adaptando mi operativa, en función de los tres supuestos, cortando las pérdidas en el primero y planteando un sistema de salida, que me permita aspirar al mejor de los escenarios bajistas, es decir un potencial IBEX 35 en 9.200 puntos.

Lo que debe venir es algo impredecible, pero mis últimas semanas de análisis han planteado el desarrollo de una estrategia bajista que me permita explotar al máximo la zona de cotización actual. Y como pueden comprobar en el desarrollo de mi artículo, mi tesis de base es alcista en el largo plazo. Por este motivo me gusta tanto este negocio, al fin y al cabo, la actitud de anteponer mi criterio a mi opinión es algo único y poder sacar tajada de ello; maravilloso.

Como decía Soros, por cierto, también bajista en el SP500, “no importa para nada si tiene razón o no. Lo que sí importa es cuánto gana cuando tiene razón y cuánto pierde cuando está equivocado”.