Llegamos al final de la semana y lo hacemos con la cautela por delante aunque mantenemos los 10.500 puntos. Miguel Cedillo, analista técnico de Dracon Partners EAFI , asegura que “podemos esperar un sesgo positivo, con algo más de subidas”. “El Ibex35 no está cediendo mucho pero de momento choca con la media móvil de 200 sesiones que es lo que le impide avanzar y más abajo tiene la directriz bajista que ha empezado a dibujar este 2010”, señala. Por tanto -continúa- “tiene una doble barrera”. “No mantenemos positivos y pensamos que hay que empezar a pensar en estar en el selectivo español”.
Regresa también el buen tono al otro lado del Atlántico gracias al buen sabor de boca que dejó el sector inmobiliario así como por el descenso de las solicitudes de subsidio por desempleo. A la espera de que hoy se haga oficial el dato de paro en EEUU, Miguel cedillo, director de análisis técnico de Dracon Partners EAFI reconoce que “el S&P500 tiene recorrido al alza hasta la zona de los 1.130 puntos donde se encuentra con una resistencia relativamente importante que podría alcanzar si supera los 1.100 puntos”. Por abajo -continúa- “habría que vigilar los 1.038 puntos como primer soporte que, si llega a perderlos, podría incluso testear los 1.000 puntos”.

En el mercado de divisas, el euro prolonga su remontada hasta superar el nivel de 1,28 unidades. “Ha recuperado bastante, podríamos pensar que podría volver a tirar. Y es que viendo el gráfico semanal podríamos empezar a ver una señal de compra”.

En el ámbito empresarial, uno de los sectores protagonistas es el energético, Endesa compra a Repsol el 15% de la planta de regasificación Bahía de Bizkaia Gas por 40 millones de euros. Desde el punto de vista técnico, Repsol YPF “tiene una zona de congestión en los 19.20 euros donde tiene la resistencia, pero se puede hablar de soporte en la zona de los 18,5 euros por acción. Si supera los 19.20 euros es muy buena acción”.

Atención también para Iberdrola, ha anunciado una operación de intercambio de bonos por 750 millones de euros. Técnicamente, “la situación de Iberdrola es menos clara. En el corto plazo, encuentra resistencia en los 5.70 euros y algo más allá con los 5.87 euros”. Cedillo considera que “puede seguir subiendo si acompaña la bolsa, puede ser una oportunidad pero la salida de una posible compra está mucho más abajo en los 5,21 euros”.