“Está descontado el mantenimiento de los tipos de interés en Europa, ya que Alemania ha declarado que ve riesgos inflacionistas. Además, el BCE aplaza a junio el tema de las barras de liquidez”, indica Miguel Ángel Bernal, profesor de BME.

Al juicio del experto, lo importante es que “no sólo vale con las actuales políticas presupuestarias europeas, también hay necesidad de fórmulas de crecimiento, por lo que, quizás el FMI, el BCE y alguno países de Europa podrían llevar a cabo movimientos en este sentido, un ‘Plan Marshall II’”.

En cuanto a la reforma financiera española, “recapitalizar bancos o la opción de un ‘banco malo’, no pueden ser descartables, pues hay una serie de entidades, como Bankia, que incitan a dejar el nivel de in pass que hay en este momento”, dice Bernal.

En cuanto al resto de reformas llevadas a cabo por el gobierno español, el experto indica que “son absolutamente necesarias. Tenemos que tener un rigor presupuestario, pues no se pueden exceder las políticas de gasto y hay que controlar las comunidades autónomas. Si bien, no nos vale sólo con recortar, tiene que haber un impulso por parte de focos de crecimiento”. Si esto no va unido, “la economía española va a sufrir mucho”.

El experto no descarta que “España pueda sufrir un recorte más de rating, hasta ‘BBB’”. Además, España se está viendo obligada a colocar su deuda a un alto interés, “esto es muy malo, porque no tenemos crecimiento y, si bien el Tesoro ya lleva hecho un 50% de la financiación que necesita para este año, nos debe preocupar la situación de las comunidades autónomas, que algunas ya sacan pagarés al 7%, un tipo no aguantable y que podría obligar a sacar los ‘hispabonos’ y los ‘eurobonos’”.

“La presencia de las compañías españolas en Iberoamérica es muy importante, de hecho, las 10 empresas más importantes del Ibex 35 tienen una importante presencia allí. Todo lo que sea sectores de materias primas y utilities, en un momento determinado, en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina, serán focos de conflicto por el populismo de sus gobiernos”.

La otra gran pata de presencia empresarial en Iberoamérica son las financieras y las aseguradoras, pero “una nacionalización de un banco sería diferente, ya que expropiarlo ser podría volver contra el gobierno después de las quiebras que se dieron en esta área”.

Aún así, el experto afirma que “no podemos descartar más sorpresas en este ámbito”.

La recomendación de inversión de Bernal pasa por “diversificar. Podríamos tener en cartera deuda francesa y emergentes, renta variable americana y emergente, franco-suizo"