El analista Javier Romero comenta en este vídeo una estrategia a corto y medio plazo sobre el índice estadounidense S&P 500.

El experto en trading automático empieza el vídeo repasando la tendencia alcista del S&P 500 desde 2003 hasta 2008, entre los máximos de junio de 2007 y los de noviembre de 2007 hubo divergencias bajistas, a partir de la cual hubo caídas fuertes y luego un posterior rebote que superó los soportes que se habían perdido meses atrás en las caídas, una situación que podría ser parecida a la actual, según Romero.

El trader apunta que en esos años como ahora se dio una tendencia de largo plazo alcista, incertidumbre y máximos iguales, rotura de soportes y rebotes porque ni el MACD (Media Móvil de Convergencia/Divergencia) está cruzado al alza pero por debajo de la línea de 0.

En los últimos 9 años también se ha visto un ciclo alcista, un momento de lateralidad y volatilidad en 2018, con divergencias bajistas como hace diez años en los que se perdieron los soportes y ahora un rebote en los que se han superado los soportes que se habían perdido, el macd está cruzado con la señal al alza aunque está todavía en zona negativa. Ante este escenario, Romero anticipada caídas aunque no sabe de qué “magnitud”, en la zona de los 2.600 puntos o la zona de los 2.400 puntos. El soporte más importante de todas las subidas serían los 2.150 puntos.

Por Fibonacci el rebote es del 61,8% respecto a las caídas de 2018, el rebote se ha producido a través de grandes velas y grandes cuerpos, aunque la semana pasada “vimos indecisión” y cuerpos más pequeños lo que podría generar una “parada, para coger fuerzas y subir subiendo”. Si la caída fuese del 100% de Fibonacci desde los niveles actuales el S&P 500 llegaría a los 2.150 puntos, aunque para Romero eso sería es un escenario de medio y largo plazo y previa rotura de los soportes en los 2.400 puntos.

En el gráfico diario, el rebote del S&P 500 ha roto la directriz de tendencia alcista y está formando una figura de cuña, que tiene “implicaciones bajistas”. “También es clave que el MACD está a punto de cortar a la baja, que puede anticipar que se van a producir caídas”, explica Romero.

El trader indica, además, que hay un cruce raro que no se suele dar mucho, aunque se está dando en el estocástico. “Hizo un cruce a la baja, recuperó y volvió a hacer un cruce a la baja, lo que se conoce como oscilación de fallo, algo que se suele dar en el RSI y no en el estocástico. Estas indicaciones nos muestran que esta semana el S&P va a ser bajista”, arguye.

Romero señala que ante escenario, un buen momento de entrada en el corto plazo serían los 2.700 puntos, con poco riesgo puesto que el stop lo sitúa en los 2.715 puntos. “Caso de que no rompa y suba hasta los 2.715 puntos y luego rompa, el stop lo situaremos en el nivel alcanzado en el día de hoy”, expone Romero, aunque matiza que esa estrategia es para un perfil más agresivo.

El trader da también otra estrategia en corto plazo sobre el S&P 500. “Un buen lugar para entrar serían los 2.680 puntos, los mínimos de la semana pasada, con objetivo bajista de ir a buscar los 2.620 puntos y 2.600 puntos, en el que dejaría el stop”, valora.