Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la actualidad del mercado español, europeo y americano. 

Janet  Yellen ha relajado sus palabras acerca de las subidas de interés. ¿Cree que el “globo sonda” que ha lanzado es suficiente para que los mercados se muevan al alza?
Sólo a corto plazo. Yellen lanzó el martes un mensaje sorprendente y con él abandonó el tono ambiguo que venía teniendo, contradiciéndose. En la anterior reunión dijo que no observaba demasiados cambios entre las condiciones actuales y las que habían llevado a subir los tipos en diciembre, mientras que el martes dijo lo contrario, que el escenario actual era peor que el que existía en diciembre. Con ello, se retrasa la expectativa de cuándo será la próxima subida de tipos; abril queda descartado; junio seguramente sea prematuro y seguramente nos irnos a la segunda parte del año para ver la primera subida. Esto hizo que el dólar reaccionara a la baja y Wall Street, al alza y las materias primas también se revalorizaran.

Todavía queda por saber el dato de empleo de marzo, que si es muy fuerte, el mercado hará otra lectura distinta a las palabras de Yellen y que vuelva a anticipar cuándo la Fed subirá tipos de interés.
 
¿Qué lectura hace de la devaluación del dólar frente al euro?
Este movimiento responde a las palabras de Yellen y al dato de inflación de Alemania, que quedó por debajo de lo previsto. Ahora lo tenemos sobre 1,1350, que no me parece un nivel de equilibrio. El euro está demasiado apreciado frente al dólar en el contexto actual y teniendo en cuenta las divergencias entre sus Bancos Centrales. En los últimos años, siempre que el EURUSD ha cotizado por encima de 1,13, no ha tardado en darse la vuelta. Yo veo al par más pegado al 1,10 ó incluso por debajo, que en 1,13 dólares. Pero en el corto plazo va a depender del dato de empleo mensual de EEUU.  Si se crean más de los 230.000 puestos de trabajo que se esperan, el dólar se va a volver a apreciar.
 
¿Las medidas del BCE servirán para llevar al alza a los índices europeos?
Las medidas alimentaron el rebote desde el 11 de febrero, pero han perdido bastante efecto en los últimos días. Ahora tenemos un movimiento de consolidación en Europa, mientras en Wall Street siguen al alza. Hay que tener en cuenta que desde los mínimos anuales del 11 de febrero llevamos una subida en Europa de entre el 15-17% y ahora estamos consolidando. Si el  el DAX consigue cerrar la semana por encima de los 10.000 puntos, podemos tener un tramo alcista de corto plazo durante la próxima semana y seguir subiendo entre un 2-3%.
 
Las medidas del BCE tenemos que mirarlas como que en el corto plazo sirvieron para subir y, en el medio y largo son como una especie de red de seguridad que vienen a mejorar algo las cosas, pero no son un factor decisivo para seguir apoyando las subidas de las bolsas.
 
¿Qué podemos esperar para el Ibex 35?
El Ibex 35 tiene resistencia entre los 9.000-9.100 puntos. Si el DAX cierra la semana sobre los 10.000 puntos, el Ibex 35 superará los 9.000 y el resto de bolsas europeas harán un seguidismo.  

¿Cómo valora el cambio en la cúpula de Telefónica?
La cotización ha aplaudido el cambio del presidente, a los inversores les gusta el perfil más técnico de Pallete, que está más cercano a la digitalización, frente al perfil más financiero de Alierta. Algo parecido pasó con el nombramiento de Alfredo Sáenz como CEO del Santander. Más allá del corto plazo, las cosas no han cambiado demasiado para Telefónica, que tiene una deuda enorme, mucha exposición a la economía brasileña, numerosos procesos de desinversión para reducir deuda… no creo que se resuelvan los enormes problemas que tiene Telefónica con un cambio de presidencia.

Además, lo que preocupa mucho a los inversores es que Alierta aseguraba el dividendo como un pilar estratégico y vamos a ver qué opina la nueva presidencia sobre el dividendo. Por ello, no apostaría por Telefónica.
 

¿Qué le parece Inditex ahora que vuelve a merodear sobre los 30 euros?
A estos precios no es para comprar. Es mejor comprar en correcciones porque está cara. Es una empresa excelente, pero sobre la que siempre pesa el fantasma de que cotiza cara frente a comparables. Inditex es un valor, más para comprar en correcciones, que para mantener.
 

Las acereras han rebotado con fuerza, frente al castigo del año pasado. ¿Apostaría por ellas con el cambio de escenario?
El problema con las acereras es que nadie tiene claro qué va a pasar con las materias primas. Las acereras pueden ser una buena apuesta de riesgo y darles un pequeño peso en la cartera. Si las materias primas se siguen recuperando, este tipo de valores va a seguir subiendo con muchísima fuerza, aunque no hay demasiadas certidumbres de que esto vaya a pasar.