Según explica Rafael de Damborenea, profesor de finanzas de EUDE Business School, "es normal que el mercado se tome un respiro", ya que llevamos una subida casi en vertical, del 26% desde el inicio de año y sin ninguna corrección reseñable. Ahora, además, la estacionalidad acompaña al mercado, porque noviembre suele ser un mes con buenos desempeños. 

Algunos datos muestran que el porcentaje de familias estadounidenses con inversión en renta variable alcanza cotas no vistas, por ejemplo, desde la burbuja de las punto com, pero según señala el experto, "en entorno de tipos cero no hay más alternativa que la renta variable". 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Sobre si podemos ver a EEUU sumido en la estanflación en 2022, de Damborenea apunta que "tenemos unas expectativas en las que, la alta inflación por un lado y el bajo crecimiento irán de mano", un escenario que, de materializarse, llevaría a la Reserva Federal a ser mucho más agresiva. "Habrá que ver si llega esa desaceleración para tener un cocktail explosivo". Por ahora, las empresas han presentado cuentas mejores de lo esperado y han superado los problemas de la cadena de suministro. 

Ahora habrá que ver cómo se comportan los próximos datos que llegan del China, "que podría estar ya incluso en estanflación y todos sabemos que cuando estornuda el gigante asiático, todos nos constipamos".