Jella Benner Presidenta de DSW y de Euroshareholders, representante de los accionistas de Hochtief en Alemania habla sobre las consecuencias de la OPA de ACS sobre Hochtief.

Los presidentes de las asociaciones de accionistas minoritarios de España (AEMEC) y de Alemania (DSW) han anunciado que han elevado una consulta a la Dirección General de Mercado Interior para que se pronuncie sobre si la OPA de ACS sobre Hochtief se adecua a la directiva de OPAS y a su implementación en Alemania. Constituye el primer paso para involucrar a las autoridades comunitarias en lo que las asociaciones de minoritarios entienden que encubre un intento de toma de control de Hochtief sin abonar la prima de control que prevé la legislación sobre OPAs.

Los representantes de los minoritarios alemanes y españoles han comparecido hoy conjuntamente para denunciar que se trata de “una OPA ‘simulada’ que se aleja del diseño legal comunitario para la mejor defensa de los minoritarios”. En palabras del ex embajador Henning Wegener, Director General de AEMEC, “ACS no tiene intención alguna de adquirir el 100% del capital, sino que intenta crear la apariencia de cumplir con las exigencias legales para posteriormente hacerse con el control sin abonar prima de control a la generalidad de los accionistas”. Esta posibilidad se aprovecha de una particularidad de la norma alemana sobre OPAs que permite, después haber presentado una OPA por el 100% que haya fracasado, adquirir paquetes de acciones hasta el control de la compañía.

Por su parte, Jella Benner-Heinacher, Presidenta de DSW y de Euroshareholders recomendó a los accionistas minoritarios de Hochtief que no acudan a la OPA porque “no sólo el precio es muy bajo, es que además se ofrecen en canje acciones de ACS que están sobrevaloradas por proceder de compras masivas de acciones para autocartera”.

Los representantes de los minoritarios de ambos países reafirmaron su defensa de la OPA como un mecanismo eficaz de protección de los accionistas, pues hace emerger el valor de las acciones al tiempo que pone a los cuadros directivos en competencia por el control de la compañía. También recordaron que la OPA tiene una función esencial para los minoritarios: permitir a los accionistas minoritarios abandonar la compañía ante un cambio de control de la misma, en condiciones equitativas a la de los accionistas de control.

Wegener y Benner-Heinacher esperan que la Dirección General de Mercado Interior se pronuncie pronto sobre su consulta pero, en todo caso, advierten a las autoridades del mercado para que vigilen que la operación se efectúe con respeto al espíritu y finalidad de la norma sobre OPAS. Para Benner-Heinacher, es “el interés de los minoritarios común en toda la UE al margen de beneficios o perjuicios coyunturales” lo que ha movido a las asociaciones alemana y española a presentar una acción conjunta por primera vez en la historia del movimiento de los accionistas minoritarios. “La democracia de los accionistas supera las barreras nacionales”, concluyó Wegener. Por último, ambos representantes han coincidido en que los accionistas minoritarios querrían ver formulaciones alternativas de OPAs.