Las medidas del gobienro alemán - por las que limitaban la venta de cortos en determinados productos financieros- "también las tomó EEU hace un año  y no pasó nada".  Lo que  no le gustó al mercado "fue la falta de unanimidad entre los países de la Zona Euro y al final eso debilita la divisa”. En las posiciones cortas es un mercado que no debería existir “el mercado a crédito es un mercado perfecto, le da mucha liquidez pero lo que son posiciones direccionales al final creas una bola que no tiene mucha lógica”.
El gran problema que tenemos en la Zona Euro es que exista una unidad monetaria y financiera pero no fiscal “cada país tiene su propios impuesto, déficit propio y al final nos hemos pasado determinados países en la capacidad de crecimiento bastante frágil”. Lo que valora el mercado no es la deuda emitida en España sino el denominador, el PIB. Ayer se dijo en el mercado que Grecia podría salir de la Zona euro y “justo en ese momento pasó de 1.22-1.24 dólares y a partir de ahí ha cambiado bastante el mercado”. Este experto reconoce que “podríamos ver un rebote del cambio hacia los 1.26 dólares ya que nos dio la sensación de que estaban interviniendo bancos centrales y contra eso no se puede luchar”.

Respecto a la volatilidad, el VIXX sólo sube cuando las bolsas caen “y si vamos a ver una intervención en los mercados y se apuesta por el euro, lo lógico es que la volatilidad vaya cayendo”. Tampoco sabemos si el mercado va a rebotar pero “sabemos que no van a seguir cayendo mucho en lo que queda de semana”. Oro y plata han sido muy castigados “y decidimos quitar posiciones porque cuando a determinados activos les empiezan a dar dando igual los motivos lo mejor es salir de la cartera”.

Como activo para diversificar carteras es perfecto “y en la medida en que sufran más problemas en la Zona Euro debería hacerlo bien”. No hemos tocado suelo “probablemente el futuro del S&P500 tiene un suelo en los 1.080 puntos que cuadran con los 8.800 puntos del Ibex35 o los 2.250 puntos del Eurostoxx50”.