Después de confirmarse que el Parlamento de Grecia aprobaba las medidas de austeridad necesarias para asegurase el rescate financiero, el cruce euro-dólar continuó cayendo hasta marcar mínimos semanales cerca en 1,0846 dólares. Las caídas muestran que los inversores del mercado de divisas se centran en estos momentos en las divergencias sobre política monetaria entre la zona euro y los Estados Unidos. 

El Banco Central Europeo, está llevando a cabo el programa de flexibilización cuantitativa
, y a día de hoy, se mantiene firme en continuar con el programa de compra masiva de bonos hasta septiembre de 2016. Mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos, terminó en octubre de 2014 su programa de estímulo y ya se plantea una inminente subida en los tipos de interés.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, señaló el pasado miércoles ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, que las recientes turbulencias en Grecia, China y en otros lugares del mundo no es suficiente amenaza como para cambiar los planes del banco central de elevar los tipos de interés a corto plazo. Las expectativas de la mayoría de analistas e inversores, es que el primer aumento de tasas de la Fed será en su reunión de septiembre.

En la comparecencia de Yellen ante el Gobierno de EEUU, los legisladores republicanos criticaron la falta de transparencia de la Fed sobre sus intenciones de subir los tipos de interés. Yellen insistió en que el banco central no hace declaraciones de intención sobre elevar las tasas en un determinado periodo de tiempo, que la institución hace proyecciones, y que si las expectativas de mejora en el mercado laboral y de la actividad económica en Estados Unidos evolucionan según lo previsto, las condiciones económicas serán apropiadas para que en algún momento de este año se eleven las tasas.

Desde el punto de vista técnico, el cruce euro-dólar mantiene su tendencia bajista de largo plazo, en el medio-corto plazo se mantiene lateral desde principios de 2015, en un rango de 10 centavos, comprendido entre la resistencia semanal situada cerca de los 1,15 dólares y soporte donde el cruce ha marcado sus mínimos anuales en dos ocasiones, situado en la zona de los 1,05 dólares.

En el más corto plazo su tendencia actual es claramente bajista, en su gráfico diario dibuja un perfecto canal descendente. Hasta el pasado miércoles, rebotaba de forma recurrente cada vez que tanteaba los 1,10 dólares, pero una que vez perdió este nivel de soporte la tendencia bajista se reanudaba y vuelve a marcar máximos y mínimos decrecientes.

Por debajo de 1,10 no hay referencias de soporte hasta la zona de 1,0825 dólares, si pierde este nivel podría continuar cayendo hasta la zona de mínimos anuales. Por debajo de 1,05 sólo nos queda la referencia de la paridad de las monedas.

eurusd