En la semana de la reunión de los bancos centrales, la cautela pesa en los mercados. ¿Qué previsiones hacen de las mismas y de los “movimiento colaterales” que se producirán en los mercados de renta variable?

Carlos Gil. Se espera que la FED acelere su programa de compra de bonos y lo anticipe a marzo y que en 2022 haya subida de tipos. De momento vemos que está todo descontado pero también tenemos reunión del BCE, que debería seguir la estela de lo que hace EEUU aunque la variante Omicron está generando problemas que no sabemos cuándo acabarán. Este viernes además tenemos cuádruple vencimiento de opciones y futuros sobre índices y acciones, cuádruple hora bruja, que puede dar volatilidad al mercado. 

En esa situación ¿qué cabe esperar? Que haya volatilidad en la medida en que los Bancos centrales se desvíen de lo previsto. En cuanto al vencimiento, hay un volumen importante de puts que incluso podría generar algún repunte al alza a lo largo de la próxima semana y además,  el otro acontecimiento importante es que empezará el famoso rally de Navidad, que no es que se cumpla siempre, pero debería empezar el 27 de diciembre hasta el 4 de enero. 

En esta situación es clave ver los niveles que no deberían perder los índices. En el caso del S&P 500, no debería perder los 4.495 puntos. El Dow Jones no debería perder los 35.915 enteros mientras que el Nasdaq tiene como nivel de referencia los 15.543 puntos. En la medida en que unos lo pierden y otros no, esto generaría divergencias alcistas y si lo pierden todos a la vez tendríamos una corrección de más profundidad. 

Más allá de la macro y la política económica, el aumento de las restricciones globales, con un rebrote de la pandemia que no termina, pesa sobre ciertos valores de renta variable, principalmente turísticos. ¿Es momento de aprovechar estas correcciones para entrar a largo plazo en estas acciones?

Mónica Triana.  Estamos en un momento muy complicado para abrir posiciones nuevas que tienen un riesgo elevado, sobre todo en un sector como el del turismo. IAG , que es un valor muy seguido por los usuarios de Estrategias de inversión, ya anticipamos que si perdía los 1,6 euros la situación se podría complicar. Una vez lo ha perdido, tenemos que vigilar los 1,44 euros y, de perderlos, la caída se podría agravar hasta los 1,21 euros. Esto ocurre no sólo con IAG sino  con otros valores ligados al sector.  En Europa tenemos restricciones de movimiento y en una situación en la que los contagios están proliferando, el sector turístico es uno de los más afectados. Es un momento en que aunque los precios nos parezcan bajos realmente se asume  un riesgo muy alto. 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

España, el Ibex 35 no logra volver al nivel de los 8.500 que perdía hace más de una semana. ¿Qué le falta al selectivo para empezar a despuntar? 

Carlos Gil. La situación en Europa se está complicando bastante aunque la tendencia de fondo sigue siendo alcista. En gráficos semanales se aprecia que el DAX tiene una vela negra importante que dejó un mínimo en 15.015 puntos. La pérdida de los 15.00-14.800 podría llevar a correcciones importantes El nivel de 4000 puntos del EuroStoxx50 habría que tenerlo muy presente. En el caso de Ibex 35 ha tenido un desplome muy fuerte, no pudo con los 9.050 puntos y ahora está en zona de soporte importante donde hubo un rebote. El nivel a considerar, los  8.852 puntos,  lo perforó y  en 8.210 puntos podría  tener su próximos objetivo, Lo que manda en el Ibex 35 es lo que hacen los bancos y los índices bancarios europeos., que actualmente tienen divergencias entre unos y otros.  Un ejemplo está en valores como Banco Banco Santander y BBVA , que muestran divergencias que nos pueden llevar a correcciones importantes.  La situación es delicada y depende de la política de los bancos centrales pero la clave está en que el Ibex 35 no pierda los 8.210 puntos en gráfico semanal. 

A punto de comenzar 2022, toca hacer previsiones de selectores y valores. ¿Dónde ven las mayores oportunidades?

Mónica Triana. En un momento como el actual lo más prudente  es fijarse en valores que pertenezcan a sectores defensivos, que son aquellos con menor volatilidad. Entre ellos estaría consumo básicos, utilities e incluso farmacéutico aunque tomar posiciones en este sector tiene más riesgo. El gráfico del sector utilities no es gráfico exento de problemas pero en aquellos momentos en que más han caído los mercados sufre menos que otros. 

En el mercado de las criptomonedas, después de un mes de noviembre en el que el bitcoin alcanzaba los 67.500 dólares, la criptomoneda está a punto de terminar el año por debajo de los 50.000, tumbando las previsiones que hablaban de los 100.000 antes de llegar a 2022. ¿Qué ha pasado en los mercados? ¿Cuáles han sido los principales factores de este descenso?

Carlos Gil. Realmente en el caso del Bitcoin se basa en la confianza del inversor, no hay nada detrás. Los Bancos Centrales son detractores de estas monedas pero la situación en concreto del Bitcoin es que en gráfico diario hizo un flash crash el 4 de diciembre que le llevó a 40.000 dólares, ahora está en la media de 200, un nivel que por el momento aguanta.  Me da que podría ir de nuevo a tantear los 40.000 dólares. 

Si esto lo vemos en gráfico semanal la tendencia de fondos sigue siendo alcista y está soportado por la media de 50 sesiones. Si la pierde, entre 47.750-46.900 dólares, podríamos ver una corrección hacia los 40.000 dólares y si rebota tendría resistencia 55.390