Domingo Torres, director de Lazard en España, habla sobre el entorno macroeconómico Europeo y global, además de las posibilidades de rentabilidad que ofrece el Objectif Recovery Fund.
La macro cómo se encuentra para invertir ahora mismo en Europa. ¿Qué aspecto tenemos?

Somos la mejor zona del mundo ahora mismo. La que tiene indicadores macro más alentadores. Tenemos un crecimiento que existe, en ritmo anualizado estamos al 2%. Hace un año cuando hablábamos del 2% es que casi para todos nosotros era un sueño. Creemos que la mejora debería continuar. Luego todo esto va avalado por indicadores que vamos siguiendo. Uno en los que nos centramos es el PMI, que nos viene a decir que estamos en niveles bastante altos y que justifican un crecimiento del 2%, que pensamos que deberíamos tener a final de año. En los últimos años este índice ha estado muy alto. Por otro lado el consumo está repuntando, la inversión que repunta de las empresas, los flujos de crédito que se están distribuyendo ya a la economía real. Estoy hablando a niveles globales, porque luego puede haber diferencias en ciertos países. También está el nivel de paro, que globalmente ha bajado un punto. A niveles globales se está corrigiendo. Por eso, todos estos indicadores vienen a decirnos que la salud de la zona y de las empresas se está mejorando. Luego en las empresas tenemos al alza la revisión de los beneficios. Pensamos que la zona euro es dónde más crecimiento deberíamos tener.

¿Cree que la inflación es un factor que nos puede interesar o no?

Desde nuestra ventana la inflación entre comillas nunca ha sido un problema. Depende de cómo la miremos. Si lo miremos sin incluir el precio del petróleo muestra unas medias que son medias comparables a lo que hemos podido conocer por el pasado. Estamos en un contexto que va a ser inflación baja. Además los factores tipo el petróleo lo va a mover hacia abajo. Cierto es que el primer cometido del BCE es la inflación, es algo que difícilmente vemos que va a llegar a corto plazo. El corral del precio del petróleo va a seguir bajo según nosotros. No vemos un repunte en el crudo. Es un efecto bastante neutral.

¿De qué manera nos podemos proteger ante el clima de incertidumbre que tenemos (procesos electorales, China…)?

Protegernos como tal no podemos. Tan solo liquidar nuestras carteras y esperar a que pase la tormenta. Sobre el último punto, China, para Lazard es un punto de inquietud desde luego, pero no es un motivo de inquietud mayor. Si es cierto que hay un momento de desaceleración de la economía china y que también sabemos que es por un cambio de modelo. Estamos pasando hacia un modelo de consumo que tarda un poco más en ponerse en marcha. Luego, nuestra lectura de los acontecimientos de este verano del cambio de método del cálculo del yuan, creo que ha sido de pánico y hay que insistir en el hecho de que el FMI llevaba ya varios meses pidiendo a China que cambiara ese método de cálculo, por lo que era algo esperado. No creamos que sea la respuesta a la desaceleración. El Banco Central Chino tiene mucho bajo el pie para lanzar operaciones para relanzar el consumo. Estamos más tranquilos que los mercados. No queremos sucumbir a ese pánico. Si bien es cierto que bajar el crecimiento de 8% a 6% es un poco traumático pero no vemos que sea un motivo muy inquietante.

El segundo punto, que son los procesos electorales, desde la gestora era más difícil abordar. Es muy difícil cuando hay un voto popular conocer el resultado y cuáles serían las consecuencias del voto popular. Hemos tenido varios momentos en este año en Europa. Grecia lo acabamos de ver con la reelección de Tsipras, que es una buena noticia dentro de la continuidad. Nos parece que incluso la decisión de crear una secretaría de seguimiento del tercer plan de rescate va hacia una seriedad recobrada del país. Sobre España, hemos pasado las municipales con una foto instantánea de lo que podría pasar. Llegan las elecciones catalanas del 27 de septiembre y luego están las generales. Eso para nosotros crea mucha inquietud. Crea incertidumbre a los mercados porque necesitan saber y comprender y sobre todo tener muy claro la estabilidad de un país. No tenemos bola de cristal. Genera volatilidad e inquietud y de los mercados exteriores hacía nosotros. El riesgo político para las gestoras es lo peor porque es adentrarnos a evaluar algo que no sabemos hacer.

Precisamente en Europa ustedes tienen un fondo que se llama Objectife Recovery Eurozone que hasta ahora ha dado una rentabilidad del 41% desde su lanzamiento. ¿Qué les llevó a lanzar este fondo?

Una reflexión que empezó a brotar en los equipos de gestión allá por la primavera de 2013 diciendo que nuestro escenario macro era positivo y que íbamos a una recuperación. El tiempo de lanzar el fondo lo montamos en agosto de 2013, el timing de lanzamiento fue espectacular y lo que queríamos era con este fondo dar cabida de todas las empresas que pueden salirse beneficiadas de un escenario de recuperación de la zona euro. No solo de los países periféricos sino de toda Europa. Creo que un BBVA sacará partido del escenario de recuperación pero un BNP Paribas también porque está muy expuesta a Italia por ejemplo. Entonces lanzamos este fondo que es un fondo de multicapitalizaciones en toda la zona euro. Luego a la hora de la verdad la zona de Europa del sur pesa entre el 30% y el 40%. Es gran base de la rentabilidad que tiene este fondo.

¿De qué se compone este fondo?

Tradicionalmente en Lazard, somos stock picker, vamos a tener carteras concentradas. Es decir entre 40 y 60 posiciones en cartera. Luego en este fondo en concreto añadimos cuatro subsectores que pensamos que saldrán más beneficiados que otros. Empresas que estarían empactadas por el diferencial de spread soberanos, compañías ligadas a la construcción, compañías ligadas a la industria y compañías ligadas al consumo. Con estos cuatro motores de rentabilidad siempre tenemos uno que funciona más que el otro. Desde el año 2013 el que más ha funcionado ha sido el de estrechamiento de la prima soberana. Es decir, bancos y compañías de seguros esencialmente. Sigue siendo una apuesta que pesa un 30% dentro del fondo, pero ahora mismo abogamos menos hacia una situación global de un sector y más hacia historias personales. Por ejemplo, una de nuestras mayores posiciones que tenemos en cartera es BBVA. Nos parece que su momentum en un escenario de recuperación es superior al de los demás. Esperamos una sobrerentabilidad por encima del índice más importante de un BBVA en comparación con otras. En general en el fondo vamos a esperar una rentabilidad del 35% y el 40%, si todos los motores se ponen en marcha. Ahora mismo desde hace dos años estamos 12 o 12 puntos por encima del índice, porque se han puesto en marcha dos motores realmente de cuatro. Esperamos que cada motor ayude al otro y así obtener rentabilidad. Es un fondo multicapitalizaciones como decía antes, con lo cual vamos a tener en cartera empresas de publicidad española, como Atresmedia por ejemplo. Es un fondo auténticamente de convicciones y cuyas empresas deberían tener una parte muy importante de rentabilidad gracias a este escenario macroeconómico.

¿Qué opinión le merece la decisión de la Fed?

No tendré la osadía de decir que Janet Yellen y el comité se han equivocado. Desde Lazard lo que nosotros sí abogábamos desde septiembre era por una subida de tipos, porque los indicadores nos conducían a pensarlo y porque pensábamos que la Fed tenía que poner fin a esta situación de subir o no subir los tipos. He leído que había bancos que pedían a la Reserva Federal que por fin subieran los tipos porque lo están esperando. Esto ha generado mucha más volatilidad. En Octubre no pensamos, pero en noviembre podría ser un timing de subida de tipos. Pensamos que realmente la no decisión ahora mismo es la que va a generar más volatilidad si bien teníamos en cuenta los factores que abogaban hacia una no subida de tipos de interés.