En la actualidad, vivimos en una época en la que impera el horizonte cortoplacista y la inmediatez, donde el “aquí y ahora” parecen ser la tónica general de nuestra sociedad.
Sin embargo, hay algunos aspectos tales como la jubilación, los gastos inesperados o la educación de los hijos que necesitan una previsión a largo plazo. Se debe cambiar la mentalidad y pensar a largo plazo, no únicamente en el presente, donde las necesidades del día a día nos invaden haciendo perder esta perspectiva. Es importante fraguar ese camino con una estrategia adecuada de inversión para obtener la mayor rentabilidad de nuestros ahorros.
 
¿De qué forma se puede ahorrar a largo plazo? Se trata de una tarea sencilla si se traza una estrategia correcta para llevarla a cabo. Desde Quadriga aconsejamos comenzar a ahorrar lo antes posible, no importa el montante, sino destinar una partida al ahorro, por pequeña o grande que sea, en el presupuesto familiar. 
 
Un buen criterio para abordar el futuro económico con mayores garantías es diversificar de dónde van a proceder los ingresos en el futuro. Nunca se sabe que pasará y es más sano no hacer depender todo tu futuro y el de tu familia de un solo pagador, y complementar la pensión pública con un buen plan de inversión privado. Con vistas a la jubilación parece muy sensato limitar la incertidumbre, tener dos fuentes de ingresos (el Estado y un plan privado) y ganar en tranquilidad.
 
Los ahorradores deben tomar las riendas de su futuro y exigir ganar dinero. La gestión activa es la clave para conseguir rentabilidad a largo plazo. El valor de las gestoras independientes está en saber ver la luz en el caos, aplicar ese talento a definir la estrategia y ejecutar las decisiones adecuadas y hacer crecer el dinero de los partícipes. Además, ante un escenario de incertidumbre y volatilidad, la gestión activa aporta un valor extra, analizando exhaustivamente las posiciones del fondo y dirigiéndolas hacia escenarios que permitan poner la cartera a resguardo.
 
Por último, siempre se dice que la palabra clave para un inversor es la confianza. Sin embargo, vivimos en un mundo financiero en que los principales vendedores y gestores de fondos venden productos en los que ellos mismos no invierten ni invertirían. Si quieres comprobar el grado de compromiso de tus gestores actuales con tu inversión, no dudes en preguntarles dónde tienen invertido su dinero y cuánto tienen invertido. En Quadriga estamos comprometidos al 100% con nuestros clientes, solo ganamos si ellos lo hacen.


María Vázquez, consejera delegada de QuadrigaFunds.es