Durante el año 2013 el principal índice bursátil de Chile cayó un 14% acumulando una baja desde su máximo en enero de 2011 de cerca de un 30%.
 
En ese mismo periodo la economía creció en un promedio por sobre el 5%, liderado por la inversión y el consumo interno todo esto con una inflación controlada que ronda el 3% y una tasa de desempleo que al último trimestre de 2013 alcanza al 6,1% y lo que se proyecta para el 2014 en términos de crecimiento del pib es de un 4% con una inflación entre un 2,8% y 3%.

En cuanto a los factores que estarían explicando el mal desempeño de la bolsa a mi juicio son los siguientes, las utilidades de las empresas han registrado una baja y las razones apuntan a una presión en costo explicado por la escasez de mano de obra y el mayor valor de la energía.

Por otra parte, el nuevo gobierno ha propuesto un alza en la tasa del tributo que pagan las empresas desde un 20% a un 25% y la eliminación de algunas exenciones tributarias a partir de 2014. Por otra parte, la desaceleración en el crecimiento de la economía China ha producido una fuerte baja en el precio de las materias primas en particular el cobre que es el principal producto de exportación de Chile y un ingreso relevante para el fisco.

En cuanto a valoraciones, El Ipsa (principal índice accionario del mercado Chileno) se está transando a una P/U de 15,2 veces que es un 28% menor al promedio de los últimos tres años. Lo que esperan los analistas en cuanto a crecimiento de las utilidades para este mismo conjunto de empresas es de un 14% sustentado en el fuerte proceso de inversión que ha aumentado la capacidad de ventas y mejorado la eficiencia de dichas compañías.

Respecto a sectores que creemos que debieran impulsar este crecimiento estimamos que el sector forestal y eléctrico debieran liderarlo por el aumento de la capacidad de producción y un peso más devaluado para el primero y el sector eléctrico. Todo debido a una mayor disponibilidad de gas que incidiría en costos de producción más bajos y el término de contratos a precios sustantivamente menores a los actuales por lo que las generadoras podrán vender a un mayor valor su producción.

Otro factor muy relevante, es que el Banco Central está aplicando una política expansiva y ha bajado la tasa de interés de referencia desde un 4,5% en diciembre a un 4% y es probable que vuelva a reducirla en el corto plazo.

En resumen, a pesar de un escenario internacional menos favorable y alzas en los tributos a las empresas estimamos que es un buen punto de entrada al mercado de renta variable chileno.