Javier Hernani, director general de BME, analiza las cuentas del 2015 presentadas por la compañía.  

Acaban de hacerse con el 50% de Infobolsa que BME no tenía. ¿Cuáles son las intenciones de esta operación?
Es una operación que lleva gestándose un tiempo y con ella pretendemos volver a recomprar el paquete que tenía Deutsche Boerse porque es un activo que, para nuestra estrategia de diversificación, muy orientada a Latinoamérica, en nuestras manos tendrá una gestión más capilar y directa. Deutsche Boerse lo ha entendido bien
 
A tenor de las conversaciones entre la bolsa de Londres y la de Frankfurt,  ¿cree que continuarán los movimientos corporativos entre los operadores bursátiles?
Es un sector muy dinámico, que a lo largo de estos años ha hecho ya una serie de operaciones corporativas muy importantes. Ha habido fusiones, separaciones… es normal dentro de un sector global.
 
¿Con la adquisición total de Infobolsa pretenden hacerse más fuertes en el sector?
Nuestra operación en Infobolsa es sobre todo porque queremos diversificar ingresos hacia negocios que no están ligados directamente a los volúmenes, y también geográficamente. Además, debajo del Grupo Infobolsa está  la compañía Openfinance, donde estamos metiendo software de forma muy eficiente en Latinoamérica. Así, cumplía con ser una compañía no ligada a volúmenes y, por otro lado, con un potencial en Latinoamérica que nos parecía interesante.
 
BME ha obtenido el mayor beneficio en los últimos 5 años. Ha conseguido 173,5 millones de euros, un 5,2% más que en 2014. ¿En qué se ha apoyado este resultado?
En un primer semestre de volúmenes potente y positivo, en un segundo semestre que ha sido menor, pero ha permitido mantener la fuente fundamental de ingresos estable, se ha apoyado también en market data, y en la gestión de costes, que nos ha permitido bajar ligeramente los costes un 0,4% que, en este entorno, ha sido muy bueno.

Los beneficios del cuarto trimestre han sido más flojos. Han ganado un 4% menos que en 2014. ¿Se ha notado la incertidumbre que ha pesado en los mercados?
Sin duda. Empezamos el 2015 con perspectivas de crecimiento económico más sólidas que se han ido diluyendo, sobre todo porque ha habido efectos a nivel nacional –incertidumbre política- que ha afectado a los inversores extranjeros, y también a nivel internacional –precio del petróleo, China, commodities…-. Esto ha afectado claramente a los volúmenes en el cuarto trimestre.
El 2016 también ha comenzado así, pero cuando se arreglan elementos básicos de las expectativas, los volúmenes reaccionan con bastante rapidez.
 
¿Cuáles han sido las áreas que han mostrado una mejora en las ventas?
Ha habido un sostenimiento de la renta variable y liquidación en el registro. Información ha sido un área en el que ha estado claramente en positivo. En renta fija hemos tenido un año en negativo, básicamente porque la situación de tipos, que nos beneficia en renta variable, nos perjudica en renta fija. La parte de listing –nuevas emisiones de RF- empieza a tocar fondo, una situación en la que las compañías se han desapalancado muchísimo. Lo que es interesantísimo es que ha habido flujos de más de 41.000 millones de capital nuevo a renta variable, lo que es una cifra espectacular en OPS, ampliaciones de capital, estas últimas han llegado a 33.000 millones. Esto tiene un reflejo en RF, el desapalancamiento hacia fondos propios. Para el negocio de BME es positivo porque la generación de ingresos en RV es mayor que en RF.
 
¿Seguiremos viendo esta tendencia en 2016?
Sí. El desapalancamiento tiene pinta de estar tocando fondo porque las emisiones de RF están volviendo a renovarse, se nota que es posible que las compañías están llegando a un punto de equilibrio entre RF y RV en su financiación de balance. Ahora bien, como compañía, nos interesa tener las dos cosas: un mercado de RF y de RV potentes.
 
¿Cuáles son sus retos para 2016?
Buena gestión, eficiencia, dividendo, valor para el accionista, que es un compromiso muy firme para la compañía, y un reto de diversificación internacional en Latinoamérica y Europa. También tenemos el tema de la reforma del mercado de valores, de la postcontratación, que debe suceder a finales de abril y en el que estamos muy metidos y esperamos que salga todo bien.