Antes de la apertura de mercado hemos conocido las cuentas del primer trimestre de BME, periodo durante el cual la compañía obtuvo un beneficio neto de 35,5 millones de euros, un 14,4% menos que un año antes y un 3% menos que en el último trimestre de 2014. No obstante, Javier Hernani, director financiero de BME, cometna que “los resultados son muy sostenidos y comparan con el trimestre de beneficios de 2011 de forma muy positiva”. 

Según Hernani, hay que tener en cuenta que “hemos tenido una situación de bajada de volúmenes en todos los mercados a nivel mundial y, además en España, hemos sufrido el impacto de la prohibición de ventas en corto en los bancos”.

Desde BME señalan que “los resultados han estado por encima del consenso, casi un 6-7% más y el modelo de diversificación de la compañía ha funcionado bien y ciertas unidades de negocio que han contrarrestado la bajada de volúmenes”. Por ello, Hernani concluye que “es una compañía que es capaz de producir resultados estables en situaciones de mercado complicadas”.

Respecto a la caída de capitalización de la compañía, Hernani espera que “el mercado reconozca el valor de las compañías, pues ahora la ‘marca España’ está afectando a las cotizadas. Nuestra esperanza está en nuestro modelo de negocio, que es sólido y diversificado y creemos que los volúmenes de negocio tenderán a un mejor comportamiento, como hemos visto desde el levantamiento de las prohibiciones de corto”.

Una de las bazas fuertes de BME es su política de dividendos. Defienden que mantendrán el pago en líquido, “ya que tenemos capital y el ‘script dividend’ es atractivo para las compañías que necesitan retener capital, un problema que nosotros no tenemos, ya que nuestra posición de apalancamiento es cero y nuestro capital es muy sólido”.

El Pay Out de la compañía es del 86% de resultados ordinarios, “nuestra política de dividendos es sostenible porque podemos generar recursos sin necesidad de grandes inversiones”. Destaca “el cambio en la plataforma de contratación de renta variable, que ha supuesto una mejora de la velocidad de contratación muy relevante, en más de 10 veces, y lo hemos hecho con nuestra propia gente y tecnología, lo que hace que necesitemos niveles de inversión, de Capex, bajos, frente a otras compañías del sector, pudiendo pagar dividendos altos y conservar un Pay Out elevado, algo que creemos que es sostenible”.


Las unidades de negocio de BME con mejor comportamiento son “información, que es la tercera en generación de recursos; IT Consulting, unidad de negocio en la que extraemos nuestro Know How a negocios Non Core, no básicos de las bolsas; y liquidación y registro”.


Además, Javier Hernani reconoce que “BME está abierta a movimientos corporativos y vemos en la cooperación con otras bolsas una fuente de valor, por ello lo hacemos constantemente en casi todas las unidades de negocio, y ésa es la estrategia que debemos seguir. Buscamos que la compañía sea lo más valiosa y rentable posible y el futuro dirá qué movimientos corporativos hay en la compañía y el sector. Hasta el momento hemos estado abiertos y vigilantes a movimientos, aunque con una posición muy prudente”.